Contencioso.es

Contencioso es un pedazo de la blogosfera pública

De los notarios en España y las recomendaciones de la Comisión Europea: ¿Tigres blancos o dinosaurios a extinguir?La Comisión Europea ha cuestionado la subsistencia del modelo de Notario español, en cuanto la participación de los notarios en las transacciones inmobiliarias es obligatoria, el acceso a la profesión está limitado y las tarifas son fijas.

Así, esta semana ha aflorado la noticia de que la la Comisión Europa ha alertado de tres aspectos cuestionables del sistema latino adoptado en España, apoyándose en un informe de la Universidad de Bremen.

    1. En primer lugar los “números clausus” en cuanto a la limitación de notarías y en cuando a su emplazamiento.

    Ciertamente, Sevach no entiende que estando ante una función de interés público con vocación universal, exista un sistema de “plantilla notarial” restrictivo en “sucursales” y “lugares”, olvidando que la perspectiva pública impone la máxima oferta, sin restricciones geográficas y para el mayor número de ciudadanos. El viejo adagio “lo que abunda, no daña” tiene especial valor en este caso.
    No puede objetarse que bajaría la calidad del servicio de asesoramiento notarial si cualquiera lo pudiese desempeñar, puesto que en el plano jurídico, nada impide vincular el ejercicio de tal profesión a la condición de mero funcionario de la Administración debidamente formado y cualificado. De hecho, el Reino Unido no sigue el sistema latino y nadie osaría tildar de caos su régimen.

    Y en el plano práctico, en la inmensa mayoría de las ocasiones el notario asume el papel de un discreto Buda, que observa lo cocinado por las partes, sin el menor asesoramiento (y cuidándose en cambio, de extralimitarse en el asesoramiento a la parte débil de una operación frente a un banco, constructora o entidad aseguradora, que ha ungido con su dedo de oro la elección del notario de turno para la operación).

    Basta comprobar las últimas modificaciones legales en materia de urbanismo (la última, la Ley 8/2007, del Suelo) para comprobar el celo del legislador para implicar a los notarios en la lucha contra las constructoras con precio “bajo cuerda”, mafias repletas de dinero negro, entramados societarios, fraudes familiares y tinglados urbanísticos para eludir obligaciones fiscales, mercantiles o urbanísticas. Así, el legislador intenta superar la utilización de las notarías como “puerta giratoria de libre paso” para convertirlas en una especie de “aduanas jurídicas”.

    Además, si aceptásemos que su intervencíón es una garantía para operaciones relevantes, incluso podría reservarse legalmente la intervención notarial de forma restringida a operaciones mercantiles o civiles cuyo interés patrimonial fuese elevado, y dejar las de cuantía inferior en manos de funcionarios. Pero no, ya se trate de un poder, una aceptación de una herencia, una donación o compraventa que afecte a un interés patrimonial mínimo, el peaje notarial se ha convertido en trámite y carga insoslayable.

    2. En segundo lugar, la Unión Europea señala la repercusión de tales tarifas en los costes de las operaciones en que intervienen, lo que no resulta lo mas adecuado para los intereses de los consumidores.

    En efecto, en España la intervención de notarios es preceptiva en numerosas operaciones, con independencia de su entidad, con lo que existe un encarecimiento objetivo para el usuario. Aquí Sevach considera que no existiría ningún inconveniente (e incluso sería recomendable) que la Administración, al igual que asume su papel de fedatario de innumerables operaciones a través de sus funcionarios, asuma igualmente la prestación de tal servicio. ¿Por qué una venta de una chabola requiere un “notario no funcionario” para garantizar la realidad de lo allí afirmado y en cambio la Administración Pública cuenta con infinidad de órganos servidos por “funcionarios-secretarios” con fe pública los cuales intervienen sin problemas en operaciones de contratos administrativos, llevanza de Registros de intereses, inventarios de patrimonio, seguimiento de historiales clínicos y custodia de documentación personalísima o solemne?.

    3. En tercer lugar, la Unión Europea objeta que las tarifas son fijas con independencia de la intervención del notario en la operación, lo que le priva de carácter remunerativo, o sea, tintes de prebenda.

    En efecto, una cosa es la retribución por una prestación profesional en cuantía proporcional al esfuerzo físico o psíquico de la labor prestada y otra muy diferente que la facturación por servicios notariales sea automática en función de unas holgadas tarifas fijas vinculadas a la naturaleza y entidad de la operación, con absoluta independencia de la “actividad subjetiva” de asesoramiento del notario.

    O sea, realmente no estaríamos ante un “precio” (contraprestación de un servicio) sino ante algo con las notas de un auténtico “impuesto”, con la particularidad de que su devengo es a favor de un particular.

    Muy elocuente es la recientísima Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 28 de Junio de 2007 (C-466/2003) que los derechos notariales “cuyo importe se determina en función del valor de la operación económica subyacente y que aumenta directamente y sin límite en proporción a dicho valor, no puede, por su propia naturaleza, constituir un derecho que tenga un carácter remunerativo”.

    4. En definitiva, respetando la dignidad y cualificación de los Notarios, y desde la pura perspectiva administrativa de velar por la economía y celeridad, en favor del mejor servicio a la ciudadanía, Sevach se pregunta:

      a) En el plano político, ¿por qué no existe una sola promesa electoral de ningún partido político que sencillamente anuncie que las funciones notariales serán asumidas por órganos administrativos servidos por funcionarios cualificados, con el consiguiente beneficio para la población en términos de economía, celeridad y objetividad?

      b) En el plano jurídico, ¿si el Estatuto del Empleado Público aprobado por Ley 7/2007, de 12 de Abril, reserva a los funcionarios las labores de fédatario o interés general (art.9.2 y Disposición Adicional Segunda), acaso la coherencia lógica no reclama que la función notarial cuya justificación es dar tal constancia, sea asumida por funcionarios públicos?.

      c) En el plano económico, ¿si existe una tarifa que encarece objetivamente las operaciones económicas que desarrollan los ciudadanos, en tiempo de crisis, y además tales tarifas son fijadas unilateralmente por la Administración y en cuantía desproporcionada en relación al servicio o esfuerzo personal, por qué la tutela de consumidores y usuarios se detiene en este ámbito como si fuera “tierra sagrada” ?.

      d) En el plano tecnológico, ¿si la firma digital avanza imparable, y las nuevas tecnologías ofrecen garantías de quién y bajo qué condiciones presta su consentimiento, o sobre la certeza de un hecho, con mayor precisión que lo que ve u oye un notario, qué sentido tiene mantenerse atado a la tradición en vez de la modernidad?

      e) En el plano internacional, ¿si hemos seguido la corriente holandesa en cuanto a matrimonios homosexuales, sistema de pensiones, sistema social de ayuda a la dependencia, comunicaciones telemáticas en la Administración… por qué no acoger también su modelo notarial, caracterizado por la supresión de aranceles fijos y por eliminar el numerus clausus?.

    5. En fin, tras el citado informe comunitario, las organizaciones notariales han contratacado con otros intormes de signo contrario. En fin, la vieja lucha entre gremios y servicio público, que son manifestación de lo que Toynbee denominada “la resistencia de las instituciones”, pero al menos una pequeña grieta se ha abierto en el muro.

    6. Y es que, al mundo de las Notarías resultan de aplicación las leyes del viejo Newton:

      Primera ley o ley de inercia. Todo cuerpo permanece en su estado de reposo o de movimiento rectilíneo uniforme a menos que otros cuerpos actúen sobre él. O sea, si el sistema notarial español se mantiene inmune a las reformas o vientos comunitarios pues proseguiremos con un sistema de intervención notarial innecesario y costoso.

      Segunda ley o Principio Fundamental de la Dinámica. La fuerza que actúa sobre un cuerpo es directamente proporcional a su aceleración. O sea, si la Comisión Europea sigue actuando bajo la idea de la tibia recomendación en vez de la firmeza de una Directiva o mandato imperativo, la respuesta de los Estados en materia del régimen notarial, posiblemente será proporcionalmente suave, o sea, poco se alterará del régimen notarial.

      Tercera ley o Principio de acción-reacción. Cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, éste ejerce sobre el primero una fuerza igual y de sentido opuesto. O sea, si la Unión Europea, o el Estado intentan fijar pautas obligatorias sobre las notarías con el fin de que no estén limitadas en número ni restringida su ubicación, o encomendando su labor a funcionarios, o retribuyéndoles con sueldo (en vez de jugosas tarifas), es de esperar una reacción del gremio notarial con tintes de Fuenteovejuna.

0 thoughts on “De los notarios en España y las recomendaciones de la Comisión Europea: ¿Tigres blancos o dinosaurios a extinguir?

  1. Jesús dice:

    Como diría Cervantes: “Amigo SEVACH con la notaría hemos topado”. Nunca he entendido que lo que pueden hacer unos funcionarios y de manera gratuita (dar fe) lo tengan que hacer que hacer los miembros de un cuerpo especial y además resulte tan caro para el ciudadano. Pero estoy seguro de que tienen tal poder de que será necesario un Hércules para esta batalla. Cuidado SEVACH: meterse con las fuerzas vivas es peligroso

    Me gusta

  2. Imparcial dice:

    ¡Qué buen análisis y cuánta razón tienes!

    Me gusta

  3. JotaF dice:

    Cuando se habla de este asunto de la necesidad de la existencia del notariado, se suele argumentar por los defensores de la misma, que da a las operaciones en las que intervienen, una mayor seguridad jurídica. Es un argumento importante, pero es que en países más desarrollados que el nuestro, como Reino Unido y Estados Unidos, se hacen las mismas operaciones que aquí, y salvo que alguien me diga lo contrario, no hay grandes problemas en cuanto a la seguridad jurídica de los negocios que por esos lares se celebran. El problema de fondo es que hay poco liberalismo en nuestra sociedad. Lo mismo que dice Sevach respecto de los notarios, puede decirse en relación con las oficinas de farmacia ( la única Comunidad en la que se ha liberalizado en cierto modo el sector, es Navarra, con un gobierno conservador). En Asturias, un gobierno de coalición de socialistas y comunistas ha consagrado en una ley reciente los privilegios de los millonarios farmacéuticos . Bajo la excusa del servicio público, claro. Del mismo modo que con el soniquete del servicio público creamos televisiones públicas que no prestan ningún servicio público, y nos cuestan millones de euros. También podríamos hablar del intervencionismo y falta de libertad en la educación: es la Administración la que suplanta a los padres y dice qué colegio es bueno para los hijos.

    Libertad de establecimientos de farmacias, libertad de horarios, cheque escolar, eliminación de televisiones y radios públicas, etc. Son medidas liberales que en España a día de hoy sólo podemos soñar: en la izquierda son impensables, y en la derecha depende de si hay suerte y sale un político con planteamientos más liberales que conservadores.

    Me gusta

  4. Me ha gustado mucho tu post. En mi blog hago una glosa de lo que has puesto y he colgado el link al PDF con el informe de la Universidad de Bremen. En mi país (Argentina) como en toda Latinoamérica creo, también se ha adoptado el sistema del notariado latino.

    Me gusta

  5. Paul Lafargue dice:

    Suele decir el magistrado David Ordóñez que Europa es ya lo único que puede salvarnos. Creo que, al decirlo, no está pensando precisamente en los notarios, pero bueno es que la Unión Europea -aunque sea a causa de la monomanía de Bruselas con la libre competencia y esas cosas- se fije en esta venerable figura que, resumiendo la orientación del post, mucho nos cuesta para lo que se obtiene a cambio. Si creemos lo que proclaman las -no menos venerables- normas reguladoras de esta profesión, los notarios disfrutan “de plena autonomía e independencia” (art. 1 del reglamento notarial). Son a la vez funcionarios públicos y profesionales del Derecho y, en esta última condición, deben asesorar “a quienes reclaman su ministerio” (sic) y aconsejarles “los medios jurídicos más adecuados para el logro de los fines lícitos que aquéllos se proponen alcanzar”. Estoy casi seguro, y sólo mi ignorancia me impide confirmar su veracidad, de que la siguiente escena es el pan de cada día en las oficinas notariales:

    “NOTARIO: He estudiado a fondo la minuta de préstamo hipotecario que me ha enviado el banco y tengo que advertirles de que al menos tres de sus cláusulas son nulas, dos abusivas y la fórmula de cálculo del interés variable no la entiendo ni siquiera yo, por lo que el contrato, así redactado, sería nulo por falta de consentimiento sobre sus elementos esenciales.

    APODERADO DEL BANCO: Pero ¿qué dice?, ¡don Senén, después de tantos años de fidelidad a nuestra firma!.

    CIUDADANO PRESTATARIO (valga la redundancia): Entonces, ¿qué me aconseja usted?

    NOTARIO: De momento, yo no autorizo esta escritura, salvo que se retiren todas esas cláusulas. (Mirando, retador, al apoderado): no se moleste en ir a otro notario; hemos acordado por unanimidad poner fin a los abusos bancarios con la Ley en la mano y ganarnos de verdad el dinero que recibimos.

    APODERADO: Es inaudito, sin duda chochea usted. Ya me habían comentado lo del golpe que recibió en la cabeza, al caer un protocolo del último estante.

    NOTARIO: No pierda tiempo insultándome. Vaya a rectificar la minuta y me avisa cuando esté; ahora voy a tomarme unas cañitas con este señor. Pago yo”.

    Puede que esto haya ocurrido alguna vez -salvo lo de las cañas-, pero entonces, ¿por qué nos parece inverosímil? Alejandro Nieto, muy citado por aquí, escribe que los contratantes de buena fe no necesitan de un notario, pero “para hacer trapacerías es indispensable su intervención”. Tampoco los órganos públicos que tienen atribuida la ingrata y difícil tarea de perseguir delitos económicos parecen estar demasiado contentos con la ayuda que los notarios prestan, puesto que periódicamente se recuerdan y aumentan (prueba inequívoca de que mal se cumplen) las obligaciones de colaboración con la lucha contra el blanqueo de capitales (recientemente, ORDEN EHA/114/2008, de 29 de enero).

    Desde la perspectiva puramente psicológica, el notario es económicamente insaciable y concupiscente de su ganancia. En ese terreno, ni el natural paso del tiempo lo arredra: vid. la STS, secc. 6, de 12 de diciembre de 2007 (rec. 2658/2003), donde un notario, a quien el calendario impío había hecho cumplir la edad legalmente establecida para la jubilación forzosa, alegaba que esa circunstancia era, ni mas ni menos, que “una discriminación por una condición física, cual es haber alcanzado una determinada edad”, con otros argumentos igualmente estupefacientes, que el Tribunal Supremo despacha sin demasiado entusiasmo, remitiéndose a doctrina anterior (la establecida en su día sobre la rebaja legal de la edad de jubilación de jueces y magistrados). ¿No recuerda este heroico litigante a Pepe Isbert, verdugo-funcionario en la genial película de Berlanga, cuando explica que se jubila “por mi edad, sólo por mi edad, que yo aun estoy fuerte”?.

    El cine de Berlanga nos presenta otro aspecto de lo que podríamos llamar la “fenomenología” del notario (compartido en este caso con el registrador de la propiedad y el boticario): el de encarnación y epítome del sistema de valores burgueses. Rafael Azcona, guionista de aquella cinta y gran escritor, sostiene que la sociedad burguesa produce de manera “natural” al notario y al registrador de la propiedad. De todas formas, ningún notario real puede competir con el que interpreta José Orjas en “Plácido” (Berlanga, 1961), uno de los mejores notarios de la historia del cine.

    Claro que todo esto son generalizaciones (pensar y opinar son el resultado de generalizar), y que notarios habrá -por exceso o por defecto- que no respondan al deformado perfil que he descrito. Como en cualquier grupo humano (bomberos, futbolistas o vendedores de coches), entre los notarios pueden encontrarse especímenes extremos, recorriendo toda la extensión de un hipotético “horizonte” axiológico, desde un excelso poeta -Salvador Espriu-, hasta un vocal del Consejo General del Poder Judicial. Termino con otra frase de Azcona, que él atribuye a su madre, por modestia o por pura guasa: “mucho nos estamos riendo, ya lo pagaremos”.

    Me gusta

  6. ¿Que pedazo de comentario el de Paul Lafargue! Echabamos de menos tu presencia en la blogosfera pública (15 días, ocho horas y veite minutos). Gracias. No te vendas tan caro, sólo a temas estrella.

    El reciente informe de la Comisión Attalí recomienda liberalizar esos nichos protegidos (farmacias, notarías, … hasta los taxis) así que pronto veremos humo en el horizonte … porque Sarkozy ha prometido cumplir las recomendaciones. ¿podrá supersarko con los notarios gabachos?

    Me gusta

  7. Paul Lafargue dice:

    No es que no me lo crea, pero la liberalización de esos servicios es algo de lo que llevo oyendo hablar desde que tengo uso de razón (adquirido, según Tomás de Aquino, a los siete años, aunque -al menos, en nuestros tiempos- se dan excepciones).

    “Nichos protegidos” me parece una descripción minimalista, precisa y completa. Su existencia responde a una tradición muy española, la del “estanco”, con sus derivados de oligopolio y clientela cautiva. Seamos optimistas: torres más altas han caído. Los beneficios de todo orden saltan a la vista. Paradójicamente, los notarios, objeto del post y de la recomendación comunitaria, son casi un paradigma liberal si se compara su regulación con la de los registros de la propiedad inmobiliaria o con las farmacias, sin que puedan dejar de tenerse en cuenta las diferencias entre ellas. La actividad registral es una típica funcion pública, encomendada a funcionarios y garantizada por el Estado; la pervivencia de la vieja configuración registral de la propiedad, como una suerte de “jurisdicción administrativa”, dotada en la práctica de una pirámide normativa propia, en cuya cúspide reina sin rival la ley hipotecaria, y que -en cierta medida- se impone, con claros visos de inconstitucionalidad, a las decisiones judiciales, carece de justificación alguna, máxime cuando todos los registros públicos, desde el de la propiedad industrial hasta los del estado civil, están servidos por funcionarios, en el sentido estricto del término. En cuanto a las boticas o farmacias, la naturaleza comercial de su actividad no puede negarse, sin perjuicio de que se les impongan ciertas obligaciones de servicio público, comunes a no pocas actividades mercantiles. Como minorías altamente organizadas, puede augurarse una feroz resistencia, pero es necesario y urgente acabar con tales antigüallas: ¡adelante Sarko! Esperemos que no ocurra como en aquel soneto (“el suelo se llenó de sangre hipotecaria”). Estaremos atentos.

    Me gusta

  8. Notas dice:

    .
    La Unión Europea hace ya muchos años que decidió adoptar el modelo del notariado latino (seguido por Italia, Alemania, Francia…), frente a los modelos anglosajones. Ojo, y aquí viene la primera cuestión, usted critica nuestro sistema, por otra parte elogiado fuera de España como con todo lo que ocurre en este país, pero NO PROPONE SOLUCIONES ALTERNATIVAS:
    – Porque no quiero entender que lo que usted propone en sustitución de los Notarios es que tal servicio lo asumiera un funcionario cualquiera, sin la décima parte de preparación que tiene cualquier notario español, porque entonces usted y su familia serían los que firmarían semejante contrato, porque yo NO.
    – No quiero entender que lo que propone es que intervengan profesionales totalmente liberalizados como los abogados, que aparte de la constatable menor preparación, tienen LIBERTAD DE MINUTA, usted cree que los precios serían más baratos????? Porque yo no lo creo, y el ejemplo de Holanda que usted expone es muy ilustrativo, porque lo que usted no sabe es que recientes estudios demuestran que; de bajada de precios nada de nada, eso sí, bajada de calidad y de rigor por supuesto, para atraer un mayor número posible de clientes, menor número de vocaciones en las universidades hacia la profesión notarial, descenso en la calidad en la prestación del servicio, en consecuencia, se han multiplicado el número de litigios. Y AHORA, el gobierno holandés propone crear comisiones para velar por la calidad e integridad en la prestación del servicio, hay que ser papanatas.
    Hoy en España, un testamento, un poder o un acta cuestan 30 €, claramente deficitario, usted cree que con abogados u otro tipo de profesional liberalizado descenderían estos precios??? Pero si por cualquier consulta en un despacho medio de abogados te cobran 100€; sólo por la consulta, no incluye otras gestiones como consultas a registros, impuestos, redacción del documento-contrato… Y ojo, que abogados hay muchos y habría que ver en cada caso la calidad del asesoramiento.
    – Finalmente, no quiero entender que como alternativa quisiera imponer el modelo anglosajón, del cual es evidente que tiene un claro desconocimiento.
    El modelo anglosajón se basa en el “seguro de título”; es decir, usted paga un seguro durante toda su vida para asegurar su propiedad frente a cualquier contingencia del tipo de una doble venta de inmuebles, un embargo que usted desconocía al comprar el inmueble… Las aseguradoras están en manos de los bancos como todos sabemos; pero, ES USTED ESTO LO QUE PROPONE??? SUSTITUIR LA FORMALIZACIÓN EN UNA ESCRITURA ANTE NOTARIO DE LA COMPRA DE MI CASA Y LA INSCRIPCIÓN DE LA MISMA EN EL REGISTRO (QUE SE HACEN UNA VEZ EN LA VIDA) POR ESTAR PAGANDO UN SEGURO TODA LA VIDA PARA QUE ME ASEGUREN MI PROPIEDAD, SINCERAMENTE ME QUEDO CON EL PRIMER MODELO AMIGO, PAGO UNA SOLA VEZ A UN NOTARIO Y A UN REGISTRADOR Y QUE ME GARANTICEN MI PROPIEDAD PARA TODA LA VIDA.
    2º No hay que confundir nuestro modelo notarial con el francés, aunque ambos se encuadren dentro del notariado latino.
    En Francia, las notarías son como las farmacias aquí, se heredan etc.. Con lo que a mi particularmente me parecen bien las medidas liberalizadoras que quiere aplicar Sarcozy.
    Pero amigo es que en España se accede por oposición libre, por cierto una de las oposiciones más duras sino la más dura (8 años de media, última oposición Valladolid 2007); lo que garantiza: Igualdad para todos los españoles (ahora tb ciudadanos de la Unión) en el acceso, unos mínimos objetivos de formación y calidad jurídicas en la prestación del servicio. Usted a mi me puede asegurar que “cualquier” funcionario puede saberse los 375 temas de que consta la oposición y manejarlos????? Yo creo que no, no engañemos a la gente por favor.
    Y en este punto, me gustaría señalarle algunas precisiones en la prestación del servicio notarial, que es evidente que desconoce:
    – La prestación del servicio notarial no se rige por criterios económicos puros, pues si usted liberalizase los servicios notariales, no habría notarios en la inmensa mayoría de los pueblos donde AHORA SÍ HAY NOTARIO, porque no habría “negocio económico”. Hoy hay Notarios en muchísimos pueblos donde ni sisiquiera hay juez, precisamente para garantizar su prestación de servicio público, y donde precisamente no se gana demasiado y siendo generosos.
    – El notario es el único funcionario junto con el registrador de la propiedad que responde personal y patrimonialmente de su actividad profesional.
    – El notario abona de su bolsillo todos los gastos inherentes a su actividad, el notario paga su local, material de oficina, ordenadores, empleados (unos 20000 dependen directamente de las notarías) etc.. Usted propone que el Estado hipotéticamente se hiciera cargo de estos gastos con cargo a los impuestos de todos??? Usted amigo no sé, pero yo no quiero, IR AL NOTARIO ES VOLUNTARIO PARA CASI TODO AL IGUAL QUE LA INSCRIPCIÓN EN EL REGISTRO, EL QUE USE EL SERVICIO Y QUIERA BENEFICIARSE DU SUS VENTAJAS QUE LO PAGUE; PERO SI YO QUIERO HACER MI COMPRAVENTA EN DOCUMENTO PRIVADO POR QUÉ TENDRÍA QUE PAGAR CON MIS IMPUESTOS EL SUELDO DE ÉSTOS U OTROS FUNCIONARIOS??
    – Por último, el notario no sólo asesora a las partes, cumple obligaciones fiscales con las administraciones, redacta el documento (con la gran calidad que tiene la escritura pública, o también me va a comparar una escritura con el contrato privado que haga cualquier abogado de tres al cuarto!!!), se autofinancia en su actividad, sino que también inviste a la escritura de FÉ PÚBLICA, y la fé pública NO es objeto de comercio ni de liberalización, ni de compraventa, ni de transacción, al igual que tampoco LIBERALIZARÍAMOS LA JUSTICIA (AUNQUE FUNCIONE BASTANTE MAL).
    – Por todo ello, no hay ningún partido político que sea tan imbécil (excepto los comunistas IU, ERC) de suprimir, alterar o modificar una institución que tan bien hace a la sociedad y a un coste tan ajustado, además de ser la 3ª mejor valorada despues de la Corona y la Policía.
    Lo que yo de usted me preguntaría es, podría yo haber aprobado las oposiciones de notaría o registros de la propiedad?? Ese sería un buen comienzo para una buena cura de humildad.

    Me gusta

  9. Sevach dice:

    Pues leyendo comentarios como el anterior, hemos de felicitarnos por la libertad de expresión que soporta cualquier argumentación, aunque el tono y expresión empleados digan poco ( o mas bien mucho) de la personalidad del comentarista. Y ello, con mayor razón, cuando no me convence lo más mínimo, ni lo que afirma ni lo que sugiere. En efecto:

    a) No puedo creer que británicos y holandeses estén equivocados mientras que los españoles estemos en lo cierto con la solución mágica de los Notarios hace casi un siglo y no debamos cuestionar tal figura.

    b) No puedo aceptar que los Notarios sean los únicos cualificados para su alta labor y que todos los funcionarios ( incluidos abogados del Estado o Técnicos Superiores de la Administración) así como los abogados sean unos personajes ineptos o frívolos indignos para asumirla.

    c) No puedo compartir el razonamiento de que ocho años de estudio de una oposición y trescientos temas supongan por sí mismos, una mayor garantía de independencia u honorabilidad.

    d) No puedo asumir que los Notarios pertenecen a órdenes mendicantes y que cualquier otra alternativa sería mas costosa.

    e) No puedo imaginar que un mundo sin Notarios pueda comportar el fin de la civilización.

    Y podría desarrollar sobradamente cada uno de las anteriores afirmaciones, y adornarla de chanzas o ilustrarla con datos, pero las explicaciones sobran cuando los prejuicios del comentarista cierran la puerta a todo debate sereno.

    Así que ratifico íntegramente lo afirmado en el post, en la misma línea que lo he debatido sanamente con amigos que son Notarios ( extraordinarios profesionales y cualificadísimos) y de miras abiertas. Y si alguien no lo comparte, y precisa releerlo pues le invito a que lo haga, de igual modo que un buen Notario necesitaría leer con atención los documentos antes de ejercer su labor de fedatario.

    Me gusta

  10. Notas dice:

    Comentario:
    1º. Holanda hace escasos 6 años que cambió el sistema por el de libertad de precios, y ahora se tiran de los pelos, preguntad por allí. En cualquier caso, convendrá conmigo que 6 años NO ES TIEMPO PARA EVALUAR NADA, luego el holandés no es ejemplo de nada.
    2º. Poner como ejemplo a Inglaterra y EEUU, es si cabe aún peor.
    Países con una idiosincrasia, sistema jurídico y de la propiedad absolutamente distintos al nuestro es más que ridículo.
    Lo que demuestra que no se sabe de lo que se está hablando.
    Tendría que cambiar antes en nuestro país el sistema de la propiedad y del Derecho positivo que tenemos, como mínimo para empezar a paracernos un poco. Esto sería otra discusión.
    En cualquier caso ya hay trabajos y estudios, y precisamente de esos propios países (como el de Harvard, Profesor Murray 2007), si será por trabajos, que demuestran que en esos países el sistema es más caro y menos eficiente.
    Los trabajos de Bremen están elaborados por economistas ultraliberales y encargados por los bancos, que son los que quieren el pastel de los notarios, como más adelante comentaremos.
    3º. Lo dicho no significa ni que los sistemas sean susceptibles de mejora, incluso de cambio.
    4º. En cuanto a lo de la preparación, aquí sí que engañas a menos gente todavía. Este es uno de los principales defectos de su postura, el creer que el trabajo del Notario lo puede hacer cualquiera. Entonces para qué sirve la oposición?? Para qué estudiar?? Si un licenciado en derecho también puede hacerlo.. Usted entonces sería partidario de eliminar todo tipo de oposiciones, pues son inútiles y al final un abogado u otro funcionario podrían desempeñar la labor de un juez? notario? … NO ENGAÑA A NADIE.
    NO será que usted y los que son como usted no son capaces de estudiar una oposición?? Maniefieste su opinión acerca de si las oposiciones libres nacionales garantizan o no la igualdad de acceso a todos los españoles a la profesión.
    5º. Los Notarios son los únicos funcionarios que responden personal y patrimonialmente de su actividad, se hacen cargo de despachos, oficinas, empleados, material..
    Usted no ha manifestado NADA acerca de esto; sólo que los “notarios no son órdenes mendicantes”; oye de una inteligencia muy sutil.
    Oiga si se tiene que hacer frente a todos esos gastos, cuál tendría que ser la retribución del Notario/Funcionario sustituto?
    6º. Olvida y sigue olvidando que es un SERVICIO PÚBLICO, que la fé pública no se vende, compra, cede, ni comercializa con ella, por eso es el Estado el que decide cuántos y dónde hacen falta, de otro modo no existiría ese servicio público en los pueblos, barrios o zonas donde no fuera “rentable económicamente”; OIGA TAMPOCO HA DADO SOLUCIÓN A ESTE TEMA.
    Habría más de 1000 notarios repartidos entre pueblos de mala muerte que estarían encantados de que se aplicase un sueldo fijo y a cargo del Estado (osea todos los contribuyentes), y a vivir, como está ahora el ámbito judicial.
    Usted tiene algún problema en cuanto al funcionamiento de las notarías, competencia, preparación, actividad productiva..??? O SÓLO LE MOLESTA EL ASPECTO RETRIBUTIVO/ECONÓMICO??? Parece claro en todas sus intervenciones que lo que le exaspera es el elemento espúreo, curioso curioso.
    7º. Lo que subyace en todas estas intervenciones, externa y aparentemente disfrazadas de una falsa preocupación hacia el pobre “consumidor y usuario”, es una sarta de prejuicios, y curiosamente sólo económicos, y en realidad la voluntad de “apropiarse” del pastel de los notarios, que es lo único que interesa, es decir, intervenir en todos esos negocios del tráfico civil y mercantil en los que ahora interviene un funcionario nombrado por y para el Estado,, que cobra unas tarifas fijas señaladas por el Estado, independiente y con una preparación cualificada (porque lo que no se puede hacer oiga es reconocer en el post de entrada la “dignidad y cualificación notarial”; y luego en el último decir que cualquier funcionario puede desempeñar la función notarial; en cuál de los dos dice los que piensa??).
    Es un pastel que quieren BANCOS (sustituyendo la seguridad jurídica del notario y registrador por el “seguro de título”; claramente menos efectivo y más caro; y oiga no es que los ingleses o americanos sean tontos, es que tienen otra cultura económica y jurídica, todo es economía; ahora bien le diré que a raíz de la crisis subprime, los Estados de Florida y California están en contactos con el notariado latino para analizar nuevas formas de seguridad en el mercado inmobiliario); recordemos que los BANCOS ya se han ido “cargando” a otros agentes porque “estorbaban”; agentes de cambio y bolsa, corredores de comercio..
    También quieren ese pastel, claro, otros OPERADORES JURÍDICOS (abogados y demás); para ampliar su “cuota de negocio”.
    Siendo esto así, dónde queda su preocupación por el “consumidor y usuario”??? NO confía usted en lo público?? Entonces, por qué no privatizar también la justicia o los ayuntamientos??
    Que conste que NO SOY NOTARIO NI TENGO FAMILIAR NOTARIO ALGUNO PERO A MI NO ME ENGAÑA

    Me gusta

  11. Sevach dice:

    Lo dicho, dicho está. Su posición me recuerda la de algunos abogados cuando intentan defender a un cliente en términos tan deslabazados, que comparto aquella perla del magistral juez Oliverio Holmes : ” Hay ocasiones en que para el cliente la mejor defensa es un estruendoso silencio de su abogado”. Dicho lo dicho, que cada cual tome postura o se forje su criterio. Punto final.

    Me gusta

  12. Notas dice:

    Su argumentario, por el contrario, sí que está bien estructurado, fundamentado y documentado.
    No me ha respondido a ninguna de las cuestiones que le he propuesto.
    Sigamos con el populismo barato del “mira éstos cuánto ganan”.
    Deslabazado es desgajar el argumento económico-retributivo de los notarios y no atender a los demás aspectos a que indisolublemente se halla ligado; oposiciones libres, responsabilidad personal y patrimonial, autofinanciación, precios fijados según necesidades sociales y de Estado, cualificación profesional etc etc.
    De todo ello es mejor no hablar, que lo que tiene aceptación popular es “mira éstos cuánto ganan”.
    Cuando no se tiene uno respeto a sí mismo y a sus capacidades y limitaciones cómo se pretende respetar a otros?¿
    Yo no soy defensor de nada, sí soy un “consumidor y usuario” real, que no quiere estar atado de por vida a un banco, además de mediante la hipoteca, por medio de un seguro de título que tendré que pagar toda mi vida para que me aseguren mi propiedad; no quiere que intervengan otros operadores jurídicos liberalizados (como abogados) en el ámbito de la seguridad jurídica preventiva y de la fé pública porque afectaría a mi bolsillo gravemente (o me asegura que me seguirían cobrando un testamento a 30€, venga ya!); no quiero una funcionarización como en el ámbito de la justicia porque paralizaría mi actividad empresarial o personal-familiar, a la espera de una escritura que no llega como a la espera de una sentencia que no llega; además de que no tengo por qué pagar un servicio que no uso y que para casi nada es obligatorio.
    Todas éstas soluciones opinables, criticables, mejorables, lo que no cabe es criticar el aspecto económico sin más, sin antes pararse a un mínimo reconocimiento de la seguridad, competencia, certidumbre y agilidad que se aporta al tráfico jurídico con nuestro sistema; por cierto escogido por todos los países de la antigua Europa del Este, China en su apertura y reconocimiento hacia la propiedad privada y otros 75 países más.
    La crítica ha de ser GLOBAL, no sólo de lo que a uno no le gusta (aunque en cualquier caso, si le gusta el trabajo de notario, si tiene tantas prebendas, privilegios y demás, no sé por qué no se pone ipso facto a preparar las oposiciones en vez de perder el tiempo escribiendo en un blog).
    Afortunadamente, hasta los políticos más ineptos que tienen un mínimo de responsabilidad saben de todas estas cuestiones, además de existir un Consejo Consultivo y Consejo de Estado que llevan todas estas materias sin apasionamientos desmedidos, ni instintos viscerales, ni populismos baratos.
    Por cierto, no se actualiza el Arancel notarial desde 1989. Desde entonces todas las revisiones parciales han sido a la baja. Cada vez los notarios deben cumplir más obligaciones formales que requieren más personal y medios técnicos a su costa. Los costos de mantenimiento de la Oficina Notarial cada vez son mayores. Son los más baratos de Europa. Cuando abunda el trabajo todo bien, cuando escasea…
    Una última consideración más, y repito que yo no tengo nada que ver con el tema notarial, simplemente por lo visto estoy más informado y tengo más conocimientos que usted, pero sí que me gustaría una última precisión como digo, y es en relación a su punto 6º del post de entrada; oiga estaría bueno que los notarios no pudieran defender sus intereses como cualquier otro colectivo, y en este punto ya les gustaría a ellos formar siquiera un pequeño lobby como en Francia, Alemania o en Italia, la gran influencia notarial en España se puso de manifiesto en la última y reciente reforma del Mercado Hipotacario, donde han sido los únicos que han salido perdiendo; ni bancos, por supuesto nada de bajada de impuestos, ni siquiera registradores, son los aranceles notariales los únicos con bajada espectacular; ni que decir tiene que esa bajada mínima de apenas 200€ no va a estimular el Mercado Hipotecario, pero como medida popular es cojonuda.
    Así que, por favor, no nos dejemos lastrar por el populismo barato, ajustemos precios si es que fueran excesivos, mejoremos el sistema en lo posible y dejémonos de zarandajas de defensa del pobre consumidor y usuario.
    Le ruego disculpe si en algún comentario he ofendido a alguna persona o institución porque no era ni es mi intención; son sólo opiniones a título personal, criticables como cualquiera otra.
    Le agradezco la publicación de mis comentarios en cualquier caso.
    Para cualquier otra cuestión consta mi email.
    Un saludo.

    Me gusta

  13. Sevach dice:

    Pues sea bienvenida toda opinión desde cualquier punto de vista, ya que la función del blog no es otra que promover el debate y enriquecer la cultura administrativa. Creo que mi postura está clara y razonada, y respeto la de los demás ( siempre que se exprese dentro de las reglas de la elemental cortesía).

    Puedo admitir que estoy equivocado cuando me convence una buena argumentación (pese al vehemente esfuerzo del comentarista), pero en el presente caso, no he hallado en los últimos comentarios nada que justifique mi personal rectificación, sino mas bien al contrario.

    Y por eso, quede ahí el testimonio de las posiciones y que sean los blogueros y comentaristas los que le saquen el fruto.

    Me gusta

  14. Luisa dice:

    Me ha convencido. Abramos una suscripción popular para ayudar a los notarios a sufragar esos tremendos gastos de mantenimiento de sus oficinas. Mi opinión sobre Sevach ha mejorado varios enteros viendo cómo puede responder serenamente a semejantes argumetnos, que tienen varios remedios conocidos (Tranquimazin, Lexatin, Valeriana, Orfidal …).

    Por cierto, TODOS los funcionarios responden personal y patrimonialmente de su actuación, y los no funcionarios también. Son conceptos elementales de Derecho, pero no me molesto en explicarlos porque me dirá que en Madagascar no es asi y que deberiamos aprender de ellos. De nada.

    Me gusta

  15. Luisa dice:

    Se me olvidaba. Don’t feed the troll.

    Me gusta

  16. PanchoVilla dice:

    Coincido con la opinión de Luisa. Me convencen los argumentos de Sevach y en cambio los del “Notas” me parecen con mas ruido que nueces y propios de alguien que debe mucho al corporativismo notarial. Y doy la razón a Sevach porque la experiencia lo demuestra: la pasada semana acudí a un notario para formalizar la compraventa de mi piso nuevo a una constructora; el notario confesó con una sonrisa que no lo había leído y después como si rezase y a toda velocidad leyó cuatro apartados. Cuando le pregunte por varias cláusulas leoninas (impuesto plusvalías, derecho de la constructora a usar a su antojo los elementos comunes del garaje y a utilizar sus plazas reservadas para cualquier uso,etc), el Sr.Notario se volteó al representante de la constructora y le dijo: ” ¿ Y por qué le ponéis eso?”, a lo que le respondió que era lo habitual. Tras mi insistencia, el representante me dijo que “o lo tomaba o lo dejaba” ( sabiendo el negocio que hacía si se deshacía la operación). Así que tragué el trámite y firmé. El notario ni mu. Resultado: diez minutos de transacción, silencio del notario y una minuta de 1100 euros. ¡¡ menos mal que los tropecientos temas de la oposición y dominar el censo enfitéutico le sirvieron para asesorarme!!. Al menos si hay un funcionario de la Administración supervisando la operación puedes exigir, reclamar y mayores garantías..y menor precio.

    Me gusta

  17. Notas dice:

    He de comenzar por aclarar que las opiniones que pueda expresar son hechas a título puramente personal, y que seré muy esquemático por razones obvias de espacio.
    A nivel normativo el Notario, reviste el doble carácter de funcionario público y profesional del derecho, es decir, ejerce una función pública que desempeña en un despacho, la Oficina Pública Notarial, que él organiza como profesional del derecho y costea en su integridad, desde el local, pasando por los empleados y terminando en el último clip.

    Como profesional del derecho, cobra de los usuarios servicios tales como dictámenes, gestión de documentos, etc. conforme a honorarios que puede fijar libremente, aunque en la práctica se guía por los de otros profesionales como gestores, abogados, etc.

    Como funcionario público cobra por el Arancel, cuyas características son: 1.- Los fija el Gobierno de la Nación. 2.- Todavía son iguales para todo el Territorio Nacional y todos los notarios. 3.- Para los documentos sin cuantía, tales como poderes, actas, testamentos, representan una cantidad fija que sólo se incrementa, por razones de extensión, desplazamiento, etc. 4.- Para los documentos con cuantía, tales como compraventas, hipotecas, donaciones, obras nuevas, etc., vienen determinados por una escala fija según la cuantía o valor declarado en el documento por los firmantes, e incrementado por extensión, etc. 5.- Cuando se firma un documento y se deposita una gran cantidad de dinero en la Notaria, !ojo!, de ahí cobra el Notario, el Registrador de la Propiedad o Mercantil y la parte del león, los impuestos. 6.- En los poderes y actas electorales la actuación del Notario es totalmente gratuita. Único funcionario del Estado que hace tal aportación. 7.- El Arancel es regresivo, es decir, cuanto mayor cuantía se declara, menores son de forma proporcional los honorarios a percibir. 8.- El Arancel está impregnado de sentido social, así con los honorarios de algunos documentos de cuantía se cubren los costos de testamentos, poderes, y muchos otros documentos que son claramente deficitarios incluso siendo de cuantía, pero que el legislador entiende deben ser asequibles socialmente, con independencia de la responsabilidad que impliquen para el Notario.

    ¿Son caros los honorarios notariales?. Juzguen ustedes mismos: no se actualiza el Arancel desde 1989. Desde entonces todas las revisiones parciales han sido a la baja. Cada vez los notarios deben cumplir más obligaciones formales que requieren más personal y medios técnicos a su costa. Los costos de mantenimiento de la Oficina Notarial cada vez son mayores. Son los más baratos de Europa. Cuando abunda el trabajo todo bien, cuando escasea…

    • Asociación Empresarios

    Me gusta

  18. Antonio dice:

    Lo que creo que hay, tal vez sea un poco de corporativismo funcionarial, y ésto sí, un mucho de envidia hispánica que se pretende esconder detrás de un supuesto análisis económico, por otra parte, nada fundado. Todo el mundo puede comprar y vender fincas con un simple apretón de manos, y de hecho se hace así, o pueden contratar un abogado para que les haga un contrato (será esto caro o barato?), o pueden recurrir a nuestro sistema de transmisiones patrimoniales en el que el que el que se beneficia paga, sin trasladar el coste de su protección a la sociedad.
    No digo que no pueda haber ineficiencias, pero porqué no se hace hincapié y se dedica esfuerzo y sesudos análisis aportando soluciones a la razón de que la gasolina sea tan cara, que los pisos estén por las nubes, los restaurantes hayan multiplicado las cuentas, etc., etc. . Todo se acepta siempre que esté bendecido por la sacrosanta ley del Mercado, sin pararse a pensar si realmente hay eficiencia y si los consumidores conocemos todos los datos. La manida ley de la oferta y la demanda, en muchos casos es un engañabobos, pero la tragamos como la verdad revelada. En fin, un saludo.

    Me gusta

  19. Sevach dice:

    Tengo que admitir que, ya se trate de operaciones inmobiliarias o de adquisiciones de cualquier producto, en comercios pequeños o grandes superficies ( y no digamos por vía electrónica), el consumidor o usuario siempre ha sido la parte débil. La evidencia viene dada por la aprobación en la última década de infinidad de leyes en materia urbanística y de protección de consumidores, lo que revela que la respuesta legal es la reacción frente a una situación de expolio, abuso de posición en el mercado o equivalente. No se trata de demonizar a las empresas, pero sí es cierto que el mercado ha aumentado su transparencia pero “tahures del missisipi” todavía abundan. Como prueba de ello, baste la fría cifra de los miles de reclamaciones ante las Oficinas de Defensa del Consumidor y el rechazo o desconfianza de la mayoría de las empresas a las técnicas de arbitraje (rápidas y equitativas).

    Me gusta

  20. sed Lex dice:

    Interesante tema, como casi todos los que he leído en esta página, así que, antes de nada, enhorabuena.
    Como casi siempre en derecho ambas partes tienen razón, o al menos su parte de razón [motivo por el que les resulta tan fácil a los magistrados apreciar cualquiera de las dos razones enfrentadas e incluso fundamentarla, y así sale lo que sale en las sentencias].

    Por un lado está el siempre doloroso emolumento de los notarios, que suele resultar una carga pesada asociada a otra carga ya de por sí pesada como es el pago de la correspondiente hipoteca, o lo que sea; y también está la no siempre tan buena labor como haría suponer `a priori’ la oposición que con tanto mérito y capacidad han superado (suelen limitarse a cumplimentar un documento de word ya preestablecido en el que sólo hay que cambiar varios campos). En fin, para qué vamos a negarlo,… a todos nos ha dolido alguna vez. Cómo también nos duele tener que acudir a abogados o procuradores a los que muchas veces hay que darles todo hecho, pagándoles magros salarios y con resultados más que inciertos; también habría que valorar la “sacrosanta” e incuestionable [hasta ahora] magnificencia del libre mercado, fuente de todos los bienes [y los males] del capitalismo más salvaje.

    Por el otro lado están los argumentos, nada desdeñables, aportados por Notas y Antonio, salvando su tono retador respecto de la oposición (es de entender: en este país, notarios, médicos y jueces siempre estuvieron por encima del bien y del mal y, por supuesto, del resto de los mortales). Además, parece que sabe de qué habla, y desde luego de ser ciertos [y con ello no los estoy cuestionando] los datos que apunta: “Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”.

    Y digo esto, porque anteriores liberalizaciones que nos vendieron como la fuente de todos los bienes (v.gr., la de los combustibles o la no tan salvaje del abaratamiento del despido) me han convencido de que encierran una gran falacia, y es la de que la competencia haría que los precios bajasen y las calidades subiesen (o que las empresas pudiesen ganar más dinero y de esa forma aumentar el empleo); lo malo es que también podía ocurrir lo contrario, y a los hechos me remito. Así que, “liberal, pero no tanto”. Siempre pensé que el servicio notarial era un “timo” por lo que aportaba en relación con el precio que suponía,… pero empiezo a mirarlo con otros ojos. Gracias por lo que habéis aportado ambas partes.

    Y reitero la enhorabuena y el agradecimiento por el blog en general: interesante y ameno, características raramente combinadas.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.772 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: