Contencioso.es

Contencioso es un pedazo de la blogosfera pública

Hemos asistido a muchos cambios sociales y tecnológicos en las dos  últimas décadas, y los pilares del Ordenamiento Jurídico han sabido aguantar las sacudidas. Sin embargo, el tsunami económico está provocando cambios sustanciales en el Derecho, en la atmósfera de leyes y reglamentos que respira el ciudadano día a día. Y eso puede provocar picazón, irritaciones, problemas respiratorios e incluso asfixia.

En mis tiempos escolares me asombraba que el desplazamiento de las placas terrestres de la teoría de Wegener permitían explicar la formación de los actuales continentes.  Pequeños movimientos con grandes efectos.

Y así, en el contexto (o coartada) de la crisis, las medidas políticas con expresión jurídica, están desplazando el eje de gravedad clásico de las disciplinas jurídicas hacia confines alarmantes para la ciudadanía.

Hemos asistido a muchos cambios sociales y tecnológicos en las dos  últimas décadas, y los pilares del Ordenamiento Jurídico han sabido aguantar las sacudidas. Sin embargo, el tsunami económico está provocando cambios sustanciales en el Derecho, en la atmósfera de leyes y reglamentos que respira el ciudadano día a día. Y eso puede provocar picazón, irritaciones, problemas respiratorios e incluso asfixia.

En mis tiempos escolares me asombraba que el desplazamiento de las placas terrestres de la teoría de Wegener permitían explicar la formación de los actuales continentes.  Pequeños movimientos con grandes efectos.

Y así, en el contexto (o coartada) de la crisis, las medidas políticas con expresión jurídica, están desplazando el eje de gravedad clásico de las disciplinas jurídicas hacia confines alarmantes para la ciudadanía.


1. Veamos.

A) El Derecho Internacional Público pivotaba sobre la soberanía de los Estados, independientes e iguales. Hoy día, visto el caso de Grecia, por ejemplo, son peones de otras marcoestructuras difusas (señores de la política, los mercados, los Estados emergentes,etc).  ¿ Derecho Internacional Público o Derecho Interferencial sobre el público?.

B) El  Derecho Constitucional pivotaba sobre la idea de unos principios y valores estables y compartidos en el seno de una comunidad políticamente organizada, junto a un Tribunal Constitucional como guardíán jurídico de su letra y espíritu. Hoy día, las leyes y Decretos-leyes dictadas en estado de emergencia apuran al máximo los techos constitucionales y colocarán al Tribunal Constitucional ante una enorme y difícil labor porque tendrá que decidir sobre la elasticidad de la Constitución ante planteamientos ideológicos dispares. Dará mucho que hablar: ¿ Derecho Constitucional o Derecho Conversacional?

C) El Derecho Administrativo se ofrecía como el Derecho que regulaba a las Administraciones Públicas: mucha técnica, mucho procedimiento y mucho mecano con reglamentos y actos. Ahora parece que todo el esfuerzo reglamentario se orienta al tijeretazo, a la poda de subvenciones,  menos contratos administrativos, menos proyectos con las consiguientes menos expropiaciones, menos responsabilidades de la Administración, y mayores esfuerzos sancionadores y recaudatorios. ¿ Derecho Administrativo o Derecho Ahorrativo?.

D) El Derecho Civil pivotaba sobre la persona, la propiedad y el negocio jurídico. Hoy día, la persona es un peón y juguete de empresas, autoridades y penosas circunstancias. La propiedad se debilita por las deudas que la comen. Los testamentos abren brechas en las familias. Los contratos se firman tan alegres como se incumplen. ¿ Derecho Civil o Derecho Incivil?

E) El Derecho mercantil giraba sobre mercaderes, mercancías y contratos. Hoy día la mayor motivación de la empresa es subsistir como nueces en un mar de agitado por la tempestad financiera y regulaciones perversas, soportando la lluvia de tributos, quiebras, caída de clientes, costes al alza, regulaciones atosigantes…¿ Derecho Mercantil o Derecho Proyectil?

F) El Derecho Penal  se asentaba sobre la santa armonía entre las garantías para el inocente y la confianza en los medios policiales e instructores para confirmar la culpabilidad del culpable. Hoy día, los asuntos mediáticos estallan como burbujas en los ciudadanos: el caso del jurado de Marta del Castilllo, la sentencia de Garzón, los niños desaparecidos de Sevilla, el caso Urdangarín…Lo único que tienen en común es la insatisfacción de una gran parte de la ciudadanía en un ámbito, el penal, que debería contar con la inmensa aprobación y adhesión.  ¿ Derecho Penal o Derecho Penoso?

G) El Derecho Tributario partía de la idea básica de que pague más quien mas tiene. Hoy día, se trata de recaudar pronto, de recaudar más, de pescar en los caladeros de renta o patrimonio con cualquier técnica aunque acabe con los alevines. El Derecho Tributario parece haber salido del armario. ¿Derecho Tributario o Derecho Autoritario?

H) El Derecho del Trabajo tenía por núcleo al trabajador y su tutela frente al empresario. Nos encontramos con reformas laborales que tensan al máximo el equilibrio de las partes. El principal azote del trabajador parece ser el legislador en su apuesta por un empresario poderoso ( despidos fáciles, contratos abiertos,  negociación colectiva debilitada,etc). ¿ Derecho del Trabajo o Derecho del Patrono?

2.  El gran problema no es la reconversión de las disciplinas jurídicas sino la difícil situación en que queda el ciudadano.

- Si el común ciudadano afronta un pleito civil posiblemente por la crisis tenga que hacer papiroflexia con la sentencia ya que malamente se puede ejecutar una sentencia frente a quien ni tiene fondos ni manera de obtenerlos. O frente a quien se coloca en paradero desconocido ya que la crisis elimina las raíces. O frente a quien ha aprendido a sobrevivir abusando de la buena fe ajena.

- Si es un empresario sabe que los pleitos civiles y concursales son lentos, inciertos y costosos. Además si el profesional demanda al cliente para que pague, perderá al cliente pero también a otros que conocerán su actitud. ( Viajes a ninguna parte).

-  Si es un particular y tiene que afrontar un proceso contencioso-administrativo, sabe desencantado que será frente a un gigante público armado con leyes intervencionistas y prerrogativas, y  que en caso de perder correrá generalmente con las costas procesales, propias y ajenas. ( ir por lana y volver trasquilado).

-   Si es un contribuyente pillado en falta leve, sabe que antes de acudir a los tribunales económico-administrativos y contenciosos, con sus fianzas y recargos finales, mejor será prestar conformidad al pago y renunciar a todo pleito ( una retirada a tiempo es una victoria)

- Y si es un trabajador ahora sabe que su despido resulta mas barato, y que los salarios desde que se le extinguió el contrato hasta la sentencia que declare el despido improcedente (salarios de tramitación) solo le serán abonados si el empresario – que le despidió indebidamente- opta por la readmisión, con lo que fácil es pensar que ante el abuso laboral se sufrirá y pocas veces se litigará ( la ley del silencio).

3. Así las cosas, la gran pregunta es: ¿En qué quedan los arts.9.2 y 10 de la Constitución Española?.

Dice el 9.2: “ Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”.

¡¡ Casi nada !!

Y recordemos el 10: “ La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social”.

¡¡ Toma ya !!

4. En fin, no se trata de “echarse al monte” ni de huir a otros páramos jurídicos. Ni de criticar ideologías.  No.  Sevach confiesa que seguirá sencillamente el refrán asturiano “nunca llovió que no escampara”. Consejo infantil pero no tengo otro.

Lo triste es que tengo asumido que la Economía con mayúsculas no se arregla porque no hay Catedrático, Escuela de Pensamiento, guru, técnico o Autoridad que sepa dar con otra receta distinta que “palos de ciego”. Sin embargo, empiezo a asumir que el Derecho con mayúsculas empieza a mostrar síntomas de similar  pandemia.

Y ello me recuerda la Teoría del Caos,  gráficamente expresada con la imagen de que un aleteo de mariposa en Brasil puede provocar una tormenta en Méjico (efecto mariposa). ¿Un recorte salarial de los funcionarios puede provocar una tormenta económica en las empresas?,¿ una privación de la estabilidad de los trabajadores dará lugar a un escenario de incertidumbre doméstica que frenará la inversión?,¿cuales serán los efectos microeconómicos de las grandes decisiones macroeconómicas tomadas en pomposas cumbres europeas?… Es verdad que los tijeretazos son necesarios pues como dice un proverbio chino: “para salir del pozo, primero hay que dejar de cavar”, pero no me consuela. No.  Creo que la Teoría del Caos jurídico empieza a gestarse…

0 thoughts on “Un Derecho travestido por la crisis económica con efectos caóticos

  1. sed Lex dice:

    Cierto es que la crisis quizá haya venido a precipitar las cosas, pero no es menos que el sistema ya estaba viciado, por causas exógenas (falta de independencia de altos tribunales, intromisión política, falta de medios,…), pero también endógenas. No estaría de más hacer algo de autocrítica de cuestiones como el corporativismo, la endogamia, mirarse el ombligo, ser complacientes con el poderoso o, sobre todo, no saber ejercer su labor de árbitros; como ya dije alguna vez el problema es haberse dejado escapar de sus manos el partido. Venir a quejarse de que el partido está desbocado después de haber hecho dejación en su función es la excusa fácil [y en absoluto estoy personalizando].

    La Justicia emana del pueblo, pero la falta de sintonía con el mismo no es pequeña; a lo mejor, mejor que intentar cambiar al pueblo, hay que empezar por cambiar algunas cosas en la Justicia. Cada uno que haga lo que en su mano esté.

    Por cierto, muy buena, oportuna e interesante la entrada; como siempre.

    Me gusta

  2. Alvaro dice:

    Un poco pesimista pero originalísimo análisis, y posiblemente acertado, de lo que vivimos o sufrimos los juristas.

    Me gusta

  3. Es cierto que algunas ramas de nuestro derecho pivotan sobre esquemas gloriosamente superados hace años. Así, el derecho procesal (que pese a los retoques con que frecuentemente se parchea descansa en principios decimonónicos) el derecho del trabajo (que en líneas generales no se ha descolgado de los años sesenta-setenta) y el derecho administrativo (formalmente del siglo XXI, materialmente aún inspirado en los mismos principios que sustentaron la gran reforma de la década de los cincuenta del pasado siglo). Ahora bien, lo cierto es que, como dice el artículo, la actual crisis está sirviendo de coartada para que tirios y troyanos centren la lucha contra la crisis en lanzar sus dardos contra el muñeco de pim pam pum que siempre es el débil e indefenso ciudadano. La reforma laboral favorece al trabajador; la reforma tributaria favorece la recaudación; la reforma procesal pretende reducir la litigiosidad sobre la principal idea de que el mejor pleito es que no llega a los Tribunales. Crucemos unos datos con otros y obtendremos el mismo resultado: el ciudadano de a pie, uno de esos miles y miles de personas que tienen lo que hoy en día es un lujo (un trabajo) y que ven cómo el esfuerzo que desde arriba se le pide sirve para lo mismo.
    Ayer, mientras conversaba con un amigo, me indicaba que por menos, por muchísimo menos, el pueblo de París se echó a la calle en aquella primavera-verano de 1789. En cierto modo, no le faltaba razón, aunque ciertamente la degeneración en que finalizó aquella prometedora jornada tardó casi una generación en corregirse o enmendarse. Conviene aprender de los errores, porque aunque formalmente no exista una aristocracia titulada que monopolice el poder público, son muchos y muchos quienes podrían desempeñar un papel similar al del Conde Axel de Fersen o la duquesa de Polignac. Y es que en ocasiones, un cargo político o sindical es mucho, mucho más apetecible que un título nobiliario; y mucho más estimulante desde el punto de vista económico; por no hablar de la protección de la que dichos cargos poseen. Y esa hiper-protección es algo que, gobierne quien gobierne, no es objeto de modificación o reforma.

    Me gusta

    1. DiegoGómez dice:

      Sí, mucho me temo que existan grandes similitudes con los tiempos de la revolución francesa, incluso en que después de la reacción, seguramente nos tocará tener que aguantar a un nuevo Napoleón.

      Sevach, tu gran artículo describe de un modo más jurídico lo que se palpa en la calle y que no es otra cosa que la destruccción paulatina del estado social y democrático de derecho. No hay nada peor que los españoles tengamos la sensación de que la justicia y las instituciones no sirven para nada, puesto que de ahí a la insurrección popular no hay nada y creo que la Historia ha demostrado sobradamente que a los españoles a hacer el bruto, no nos gana nadie.

      Es muy triste que toda esta camarilla de politicastros (de todos los partidos) se hayan cargado el sistema en tan pocos años.

      Totalmente de acuerdo también con Sed Lex. Tal y como está el panorama, que cada uno de nosotros en nuestra pequeña parcela hagamos lo que esté en nuestra mano para que no se rompa todo.

      Un abrazo a tod@s

      Me gusta

    2. Panóptico dice:

      Literalmente dices: “La reforma laboral favorece al trabajador”.

      Sacar esta conclusión, después de haber leído el BOE del Sábado 11-02-12 y la corrección de errores de solo 3 folios del BOE del Sábado 18-02-12, supone desconocer la legislación laboral vigente antes de esta Reforma, o bien considerar que las personas que se manifestaron el pasado Domingo, realmente lo que querían eran reunirse para “celebrarlo” y como dice el Gobierno “tomar unas cervezas”.

      Presumo que sera un lapsus, un error evidente o que debe entenderse “empresario/empleador” donde ahora poner trabajador y querías decir: “La reforma laboral favorece al empleador”.

      Ante un panorama tan pesimista como el que nos dibuja SEVACH, resulta curioso como los derechos de las “personas físicas” se van desplazando, se van mermando y quedando como al principio en unos meros principios programáticos, y solo falta que lo que el legislador ordinario los agrupe y en bloque nos diga que se ven afectados por el art. 53.3 de la Constitucion y “solo podran ser alegados ante la Jurisdiccion ordinaria de acuerdo con lo que dispongan las leyes que lo desarrollen”. En definitiva que pasen del Capitulo II al Capitulo III y se degraden a meros principios rectores.

      Sin embargo, las “personas jurídicas” las Sociedades de Capital, solo tímidamente han sido incluidas en el Código Penal y siguen campeando a sus anchas por un mundo globalizado, para ellas no existen
      “Centros de Internamiento” pasaportes previos, al contrario se permite la creación “on line” y sin que tengan que desplazarse siquiera, todo el mundo “virtual” para lo bueno y lo que les conviene es un mundo “real y efectivo” y para lo malo, para lo que les perjudica haber quien es el mozo que tiene el tiempo suficiente para “levantares el velo”.

      No se puede permitir “operar” en el trafico social/jurídico/mercantil a personas sin responsabilidad, permitir y fomentar la impunidad, nos conduce al abuso desmedido.

      Me gusta

    3. Panóptico, en efecto, fue un evidente error fácilmente identificable. Quería indicar que la reforma laboral beneficiaba claramente al empleador.

      Me gusta

  4. Oriol dice:

    Esitmado Sevach.

    Gracias por el post. Ingenioso y acertado com siempre. Solo un matiz: el refran, que quizás no tiene en cuenta el incipiente cambio climático …

    Me gusta

  5. Pere Feliu dice:

    Estimado Sevach, comparto es su mayor parte esta reflexión, sobretodo el refrán asturiano. Ni siquiera el diluvio universal duró eternamente. Sin embardo tengo dudas de que el objeto de tanta lluvia sea sembrar el caos. Yo no soy historiador, pero tengo entendido que el último escenario socialmente caótico que vivió España fue el que justificó una guerra fraticida y un posterior castigo de 40 años. Durante el castigo no hay caos. ¿Es posible que todo este desorden sea el acto previsto anterior a un autoritarismo de mano dura?. En un momento de incertidumbre es previsible que el grueso de la sociedad se agarre a fundamentalismos. Hace unos años considerábamos una peligrosa trayectoria social hacia el escenario similar al que George Orwell describiera en su libro 1984. Hoy día parece que ya estamos viviendo en él. En este tipo de sociedad no hay caos. Todo está ordenado y en su sitio. Tampoco hay libertad. Esta es la senda que creo que estamos recorriendo todos juntos como corderitos. Perdemos libertad.
    Personalmente no creo que nada de lo que está ocurriendo sea casual ni azaroso, y tampoco puedo aceptar que sea fruto de la escasa habilidad de los gobernantes. Tengo la impresión de que el mismo poder que somete a los gobernantes se preocupa así mismo de descubrir la escasa talla de los políticos, sembrando en la sociedad una imagen muy desacreditada de nuestros gobernantes proyectado así mismo la responsabilidad de cualquier mal sobre ellos. Esta es a mi juicio una estrategia de desconcierto que lleva años funcionando y dando sus frutos. Funciona tanto en el seno de las ideologías liberales conservadoras, como en las anarquistas más revolucionarias. El político es hoy percibido como el probrema de esta sociedad. Con esta perspectiva prescindir de políticos puede verse como un paso adelante hacia la solución. Así está ocurriendo, se va aplicando esta estrategia por la via de retirar competéncias y capacidades a los políticos, y convirtíendolos en comparsas innecesarias que solo sirven para legitimar el uso de la palabra DEMOCRACIA en nuestro sistema político. Esto es lo que hay detras de este caos aparente, una progresiva pérdida de soberanía como sociedad. Nos entregamos, o más bien nos entregan, al BCE, la OTAN, el FMI, y detras de estos poderes….¿que hay?. Pues hay personas que se disputan el poder del mundo entero y que se muestran completamente insensibles a los individuos. Efectivamente, se parece mucho el cuadro al de las sociedades feudales que desembocaron en la revolución francesa.
    Pero confio en que escampará pronto o tarde. Y confío en que la comunicación, la que se hace a traves de blogs, etc puede ser una buena baza para evitar, en esta ocasión, que salgamos de esta a garrotazos.
    Saludos

    Me gusta

  6. Enrique dice:

    El asunto pinta mal pero creo que no se dan las condiciones pre-revolucionarias de finales del XVIII en Francia o principios del XX en Rusia, o al menos no lo veo así. En España no hay, de momento, una brecha social insalvable entre la minoría dominante y una población empobrecida o hambrienta que pueda rebelarse en masa.

    Lo que existe en este país es un espectro social más o menos continuo que abarca desde la prosperidad y el poder garantizado que hay en un extremo ocupado por una minoría dominante (banqueros, políticos, grandes empresarios, altos funcionarios, etc.), hasta llegar a la exclusión social en el otro extremo. Entre medias tenemos una infinidad de colectivos que rellenan todos los niveles en todos los ámbitos y que luchan, muchas veces entre sí, por mejorar o mantener su posición. Es como si el sistema de castas de la India lo estratificáramos hasta el absurdo en un proceso de atomización.

    Puede que la situación que Sevach ha descrito en su dimensión jurídica no sea más que la continua apertura del abanico social en constantes vueltas de tuerca que siempre soportan los colectivos más desfavorecidos, pero nunca en igual medida. Cuantos más colectivos tengamos y más diferencias sociales existan entre ellos, más recelarán unos de otros y más improbable será que hagan causa común contra la injusticia del sistema. En resumidas cuentas el divide y vencerás aleja el fantasma de la revolución.

    No cabe ninguna duda de que la sociedad siempre mejora y se hace más igualitaria cuando el abanico tiende a cerrarse y no a abrirse. Prueba de ello es que un danés que cobra el SMI puede vivir en España y a la recíproca no es posible, y sin embargo un ejecutivo español probablemente tenga más poder adquisitivo en Dinamarca que el que tiene su homólogo danés en España.

    http://www.lavanguardia.com/economia/20110718/54188211189/la-desigualdad-salarial-en-espana-esta-entre-las-mas-altas-de-la-ocde.html

    Mientras tanto, nuestros derechos fundamentales y las libertades públicas irán pasando de caballo de batalla de reivindicación social, que es como empezaron, hasta acabar seguramente convertidas en meras cantilenas para repetir como loritos en exámenes de oposiciones, igual que las letanías en misa.

    Un saludo.

    Me gusta

    1. sed Lex dice:

      Estoy de acuerdo; y añadiría que tampoco se daba entonces la manipulación mediática tan perfeccionada que existe ahora (e invito a buscar, a quien no las conozca, las 10 estrategias para la manipulación mediática de Chomsky, que a poco que uno se fije se está viendo que se aplican a rajatabla). Sin embargo la crisis social esta ahí y se ira recrudeciendo, aunque no creo que llegue a ese extremo.

      Me gusta

  7. adolfo dice:

    José Ramón, enhorabuena por el excelente artículo, que es un verdadero tratado de la deriva del derecho hacia ninguna parte. Explicas muy claramente como poco a poco va desapareciendo el Estado de Derecho, y vamos camino del derecho del más fuerte, o más bien de una total falta de Derecho, que posiblemente llevará consigo también la desaparición del Estado como tal, y un ¡ sálvese el que pueda!.
    ¿Nacerá realmente un estado europeo, con la Unión Europea, o será también una ficción jurídica más?

    Me gusta

  8. Teresa dice:

    A mi me ha resultado un tanto pesimista el post. Y la avalancha de dudas e inquietudes planteadas me han traido a la memoria un retazo de “Alicia en el País de las Maravillas”:

    Minino de Cheshire, ¿podrias decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
    –Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar –dijo el Gato.
    –No me importa mucho el sitio… –dijo Alicia.
    –Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes –dijo el Gato.
    –… siempre que llegue a alguna parte –añadió Alicia como explicación.
    –¡Oh, siempre llegarás a alguna parte –aseguró el Gato–, si caminas lo suficiente!

    Me gusta

  9. Ingenioso e incluso brillante repaso a las deficiencias del sistema de producción legal. Solo un matiz: en mi opinión, el derecho “penoso” no es el problema en sí, sino quizá el derecho procesal “penoso” y, sobre todo, la “penosa” praxis de dicha rama del derecho. Y mejor no relaciono esto con el fraude que nos han vendido como “principio de división de poderes”, porque me sube la adrenalina y otras cosas…

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.555 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: