Profesores universitarios sexistas en libertad vigilada


Confieso que cuando asistía a las clases de Derecho Penal impartidas por un Catedrático bienintencionado, bigotudo, trajeado, calvo y de gruesas lentes, poco espacio quedaba para la imaginación del mas calenturiento de los alumnos. Además las únicas dosis de picardía didáctica eran las ofrecidas en las explicaciones de Derecho Canónico relativas al impedimento de impotencia. Sin embargo, he recibido una sentencia de un Juzgado de lo Contencioso-administrativo cuyos datos de identificación mantendré reservados, y que versa sobre un sorprendente incidente. El caso absolutamente real tuvo lugar durante unas clases de Derecho penal en la Facultad de Derecho, en las que el profesor invita a los alumnos a escenificar una violación para explicar el delito junto con el estado de necesidad y la legítima defensa. En la escena intervenía una alumna como víctima, otro como atacante y un tercero que intenta impedirla.
Pues bien, la alumna en el papel de víctima plantea un recurso contencioso-administrativo frente al archivo de la denuncia por parte del Rector en el que pedía se sancionase al profesor ya que califica lo sucedido de “fantasía sexista y machista que sale de la cabeza de este profesor (…) que se ha aprovechado de la impunidad que le da su condición de profesor de Derecho Penal para recrear sus ideas y fantasías sexistas y denigrar un derecho tan fundamental como es la dignidad de la persona y, en este caso, también mi dignidad como mujer”.

Gaudeamus Igitur: Aprobado el Estatuto del Estudiante Universitario

El 31 de Diciembre de 2010 se publica en el BOE el Estatuto del Estudiante Universitario (aprobado por Real Decreto 1791/2010, de 30 de diciembre) cumpliendo el mandato del art.46.5 de la Ley 6/2001 Orgánica de Universidades en la redacción dada por la Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril. El Ejecutivo se lo ha tomado con calma- casi tres años y ocho meses- pero al final ha visto la luz con el forceps de algunas omisiones, ambigüedades y renuncias. Veamos sus líneas fundamentales en apretada síntesis para universitarios con prisa.

Estudiad, estudiad, malditos

Estos días se hacen públicas las admisiones de estudiantes a los estudios de Licenciatura en Medicina. De la zozobra se pasa a la alegría o al rechinar de dientes. Las pasadas pruebas de aptitud para acceso a la Universidad han tenido en vilo a un numeroso grupo de aspirantes a cursar la Licenciatura en Medicina, luchando por obtener la máxima nota posible que se lo garantizase. La situación recuerda la célebre película de Sydney Pollack , “ Danzad, danzad, malditos”, que muestra un maratón de baile en la dorada California, en la época de la depresión (1930) en que el premio se concede a quienes aguanten mas tiempo bailando en pareja, con lo que los participantes se dejan la piel para ganar el concurso, con ataque al corazón de finalista incluido.

¿Necesitan las Universidades una financiación a la boloñesa?

Allá por 1999 la Declaración de Bolonia suponía la consagración de los principios del Estatuto de libertades para las Universidades europeas, bajo el eje de la autonomía y sobre el trípode de las libertades de cátedra, de estudio y de investigación.  El principal desarrollo a escala comunitaria vendría dado por el llamado Proceso de Bolonia inspirado en un régimen uniforme de enseñanzas y titulaciones como garantía para la movilidad de alumnos y profesores. Se trataba de conseguir un lenguaje único u homologación de mínimos entre las enseñanzas universitarias de toda Europa, o sea, adaptación y cambio de las estructuras españolas. Así y todo, pese a las resistencias y dificultades de su implantación, las prioridades de las Universidades a tiempo real pasan por atender sus necesidades presupuestarias ( o en términos coloquiales “para pagar las nóminas”). Atrás quedan las quejas universitarias por la insuficiente financiación para atender los costes de ajuste a Bolonia. Hace quince días un post de Antonio Arias se titulaba significativamente ” Rectores en busca del arca perdida”; y esta semana la prensa se ocupaba de las quejas de Rectores frente a la escasez del desembolso autonómico para cubrir sus presupuestos. Las quejas de los Rectores madrileños frente a la Comunidad de Madrid se han visto secundadas por tensiones de sus homólogos frente a las Comunidades Valencia, Gallega, Castellano-Leonesa y Asturiana. Y creciendo.

Los Tribunales prohiben que los Doctores sean contratados como Profesores Ayudantes en la Universidad

doctor

La legislación universitaria distingue dos modalidades contractuales laborales del personal académico ( el Profesor Ayudante y el Profesor Ayudante Doctor), planteándose en tiempo de crisis económica, o por estrategia de reclutamiento de una Escuela académica, si para una plaza de Profesor Ayudante puede presentarse y obtenerla una persona que ya ostenta el título académico de Doctor. O sea, si un Teniente puede ocupar vacante de Sargento. Pues bien, la reciente Sentencia 245/09 de 24 de Septiembre de 2009, dictada por la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias zanja la cuestión con claridad meridiana. Así se rechaza el viejo dogma interpretativo de que “quien puede lo más, puede lo menos” y parece postularse el castizo “cada mochuelo, a su olivo”.

La acreditación para Catedrático o Profesor Titular por silencio administrativo: ¿ caballo de Troya en la Universidad pública?

caballo troya
Parece ser que la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación ( conocida como ANECA y rebautizada jocosamente por Sosa Wagner como ANECACA) ha remitido a varios profesores universitarios la certificación en que se se reconoce que han obtenido la condición de Profesor de Cuerpo Docente universitario por silencio administrativo positivo. Ha de partirse del Real Decreto 1312/2007, de 5 de octubre, por el establece la acreditación nacional para el acceso a los cuerpos docentes universitarios en desarrollo del art.57 de la Ley Orgánica de Universidades. Se trata básicamente del procedimiento por el que los profesores que consideren que poseen méritos académicos e investigadores suficientes, se someten a la evaluación por una Comisión de Expertos que podrá emitir informe favorable que abrirá las puertas a ser admitido en los procedimientos de concurso que convoque cada Universidad para cubrir sus plazas de Profesor Titular o de Catedrático de Universidad. Este procedimiento es algo así como el examen del MIR para obtener plaza de médico en el ámbito de la salud pública y en la práctica quienes obtienen tal acreditación positiva ( Son Catedráticos o Titulares “con rango pero sin plaza”) sólo tienen que mover los hilos para que la Universidad pública de su apetencia convoque un “concursillo” de méritos que les permita ser ya “Catedráticos” o “Titulares” con rango y plaza).

Pues bien, la insólita situación de que la ANECA expida certificaciones en que declare la obtención de la codiciada acreditación como Catedrático o Titular por silencio administrativo, esto es, por no haber resuelto la solicitud de acreditación en un plazo máximo de seis meses, provoca en Sevach la natural perplejidad desde una perspectiva jurídica.

La impotencia de la Administración frente a titulaciones universitarias falsas y fraudulentas

Suele decirse que el mejor abogado es el que no ha estudiado Derecho (quizás por eso el legendario juez Marshall tiene su nombre escrito con letras de oro en la historia del Derecho, ya que no estudió Leyes). Curiosamente, hoy día pululan por oficinas y cargos públicos y privados, infinidad de personas que hinchan el pecho como poseedores de una titulación universitaria, que como tan flamante como engañosa. Viene al caso por la noticia que brotó la semana pasada sobre un fraude de titulaciones de forma masiva y mediante precio.

Doce razones por la que podemos aventurar que Jesucristo era Catedrático de Universidad

Doce razones por la que podemos aventurar que Jesucristo era Catedrático de una Universidad

Siguiendo con sus investigaciones de arqueología jurídica, la prestigiosa Universidad de Tokameroke ha conseguido explicar porqué Jesucristo quizás era Catedrático, y lo sintetiza en doce razones.

1- Quizás su especialidad era matemáticas, pues siempre hablaba de “parábolas”.

2- Siendo becario (pues su padre era carpintero) asombraba a los sabios en el templo.

3- Sanaba enfermos y recetaba frente al mal, luego era Doctor.

4- Su habilidad con los endemoniados le permitió ascender de la Universidad de Galilea a la Universidad Central de Jerusalén.

5- Tenía relación tensa con el Director del Departamento (Pilatos).

6- Su metodo de enseñanza era “sermonear” a los alumnos.

7- Sus escritos “suenan” a arameo.

8- Formó Escuela.

9- Le traicionaron sus discípulos.

10- En su mayor apogeo, sufrió una “Barrabasada”.

11- Es muy citado, y sus conclusiones tergiversadas, y sentó las bases de la Teoría del Caos.

12- No se sabe quien pagó la última cena, pero él no.

Quince razones por las que Dios jamás sería Catedrático de una Universidad española

Quince razones por las que Dios jamás sería Catedrático de una Universidad española

Dados los derroteros de la Universidad pública, la legislación en materia universitaria y la jurisprudencia sobre autonomía universitaria, libertad de cátedra y reclutamiento de profesorado, la prestigiosa Universidad de Tokameroke ha conseguido explicar porqué Dios jamás sería Catedrático, y lo sintetiza en quince razones.

Como decíamos ayer…dijo el profesor universitario tras las vacaciones

Como decíamos ayer...dijo el profesor universitario tras las vacaciones

Si Fray Luis de León tras los cuatro años de encierro por la Inquisición regresó a sus aulas y continuó hablando de la perfecta casada, el profesor actual en España bosteza en su retorno a las aulas. Y es que de los profesores universitarios y las vacaciones, cabría decir lo de la parábola de los talentos. Hay quien emplea los tres meses largos no lectivos para investigar y formarse (los menos), hay quien los emplea para formar su patrimonio (cursos de verano a tutiplén, los privilegiados) y hay quien ni investiga ni se forma para no romper hábitos. Lo curioso es que esa misma clasificación y para las mismas personas es aplicable al período lectivo. Quizás esa situación se debe a que los derroteros jurídicos de la autonomía universitaria han llevado a reconocer que los profesores son libres de enseñar e investigar lo que quieran, y como no, libres también de no enseñar ni investigar.

Del profesorado universitario y el extraño artilugio de las Relaciones de Puestos de Trabajo

Del profesorado universitario y el extraño artilugio de las Relaciones de Puestos de Trabajo

Tradicionalmente el profesorado universitario se ha caracterizado por disfrutar de un ámbito de docencia e investigación marcado por la libertad de cátedra e investigación y situado al margen de las estructuras de racionalización burocráticas. Así, el “territorio” natural del profesor venía dado por el nicho de su cátedra, y representando el Departamento o Centro organizaciones externas en las que participa y soporta mas que en las que se integra.

Huelga de Profesores Universitarios: Diez problemas del Rector y una medida desesperada

Huelga de Profesores Universitarios: Diez problemas del Rector y una medida desesperada.

Recientemente se ha planteado en la prensa la problemática de la Universidad del País Vasco en relación con la huelga del profesorado universitario y la dificultad de su Rector para identificar a los participantes con el fin de aplicar el descuento en nómina.

Mie, 10 oct 2007|Sobre la Universidad|Comentarios desactivados|

Injurias por correo electrónico en la Universidad

Correo electrónico. Injurias por correo electrónico en la Universidad.Considera Sevach que las “cyberinjurias” o expresiones proferidas en descrédito de otra persona por correo electrónico son una infracción penal en alza.

En primer lugar, porque los correos electrónicos carecen de rostro (e incluso hábilmente pueden borrarse las huellas informáticas de su autoría) lo que facilita el ultraje sin dar la cara o su impunidad.

De los alumnos universitarios

Estudiantes antiguos y modernos.
Hoy Sevach se sorprende de que los periódicos asturianos se hacen eco de que un profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo, aprobó a un solo alumno de 128 matriculados en un examen tipo test de la asignatura Biofísica, correspondiente a primero de carrera. El zafarrancho se montó. El Rector de la Universidad de Oviedo abrió investigación sobre el caso por considerar intolerables tales calificaciones teniendo en cuenta que a Medicina acceden los mejores expedientes del Bachillerato. El profesor argumenta el bajo nivel básico de los alumnos a lo que se une que apenas asiste una docena de alumnos a las clases.