Contencioso.es

Contencioso es un pedazo de la blogosfera pública

La travesía del desierto de los funcionarios de la Administración de Justicia en huelga

La travesía bíblica del desierto de los hebreos, durante cuarenta años en pos de la Tierra Prometida, de forma errática y dejados de la mano de su Dios, recuerda a los 9000 funcionarios de la Administración de Justicia que llevan tres semanas clamando ante las puertas del Ministerio para que les equiparen sus retribuciones a quienes realizan la misma labor en las Comunidades Autónomas con los servicios de justicia transferido. Las últimas noticias del estancamiento de las negociaciones son preocupantes.

    1. El Derecho siempre ha sido la garantía de la igualdad desde que la Declaración de Derechos del Ciudadano aprobada en la Revolución Francesa de 1789 se abriese con la afirmación tan simple como bella de que “Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos…”, y dando un salto en el tiempo y el espacio, la Constitución española alude a la igualdad como un mantra tibetano, como principio (artículo.1) y como regla imperativa (artículos: 14, 23, 138, 149.1).

    2. Sin embargo, el Derecho Público y el Derecho Privado (o mas bien, la tramitación judicial de la garantía de los derechos) está en vía muerta, pues en idéntica vía están los derechos de los “fogoneros” de la Administración de Justicia en España.

    3. Corren tiempos en que todo el mundo reclama y resulta fácil reivindicar la equiparación al alza so pretexto del principio de igualdad, en sus variantes mas agresivas: discriminación, agravio comparativo, mobbing, etc. Sin embargo, la reivindicación de este colectivo resulta para Sevach objetivamente razonable por diez razones:

      No es un capricho. No reclaman por diversión, sino por necesidad y por dignidad.

      No es una huelga abusiva. Se han manifestado con prudencia y siguiendo fielmente las enseñanzas de la queja pasiva de Gandhi, con la presencia testimonial y el mensaje, sin agresiones ni altercados, sufriendo el ninguneo de sus protestas ante sedes del Ministerio o con ocasión de actos electorales.

      No están aislados. Han recabado y obtenido apoyos de todos los colectivos (jueces, sindicatos, abogados y procuradores, etc).

      No son limosneros ni recaudadores. En la última década ninguna huelga se ha llevado a cabo por este colectivo, y para una que plantean sólo han recibido desdén, negativas y propuestas ministeriales irrisorias.

      No son bárbaros. Se trata de funcionarios, curtidos en la atención al público, conscientes de la importancia para el ciudadano de los asuntos que pasan por sus manos, y esa experiencia les ha enseñado que el camino para conseguir lo que es justo es la paciencia, el diálogo y la resistencia. Por eso en estos treinta duros días han acudido una y otra vez, sin desaliento, a mesas de negociación infructuosas por causas que les son ajenas.

      No son autómatas. Los funcionarios de justicia cubren todo el espectro social: padres de familia, jóvenes empezando la vida, algún que otro abuelo, y todos ellos con corazón, sensibilidad y dignidad. Pueden vivir como espartanos con retribuciones menguadas pero no deben soportar que sus iguales vivan como atenienses.

      No es una rabieta de señoritos. No se trata de altos funcionarios, considerando la “altura” vinculada a las retribuciones o al nombramiento político. No son jueces, fiscales o secretarios, sino los colaboradores a pie de obra, que día a día mantienen engrasada la maquinaria judicial, con sueldos modestos pero con orgullo por su labor.

      No están divididos. Todos los sindicatos del sector están de acuerdo en la legitimidad de la huelga, y es sabido que difícil es unir a tan dispares representaciones sindicales en una causa común, si no existe la poderosa razón de “tener la razón”.

      No son un colectivo pendenciero. Los funcionarios de la Adminitración de Justicia constituyen un colectivo caracterizado por su talante responsable, con cotas bajísimas de absentismo y expedientes disciplinarios. La razón no acompaña a la bravuconería pero a veces suele tener mas éxito quien se muestra amenazador y chantajista. No rompen mobiliario urbano, ni se explican con pólvora, ni cortan vías públicas con destrozos simultáneos. Y quizá su respeto por los demás sea su mayor debilidad.

      No merecen ser el chivo expiatorio de otras políticas. Ha de asumirse que la política ha llevado a un modelo de Comunidades Autónomas con legítimas diferencias retributivas, pero lo que es inaceptable es que una cuestión puramente monetaria y que representa una gota de agua en el océano presupuestario, pueda rechazarse so pretexto de la penuria de la arcas públicas. Parece que no solo se trata de arrebatarle el chocolate al loro sino de situarle a la vista de los periquitos bien cebados.

    4. Si pese a ello, las posiciones negociadoras no se aproximan, puede considerarse que se pretende sentar un precedente de inflexibilidad negociadora que necesita un Gobierno para ejemplo de las futuras masas de reivindicaciones de otros colectivos. Al igual que España luchó por el peñasco de Perejil porque le parecía que estaba en juego el fuero (y no el huevo), diríase que el Ministerio de Justicia ha leído algún manual de autoayuda de estrategia negociadora que recomienda una dolorosa negativa a tiempo antes que muchas concesiones.

    5. Y es que Sevach considera que el problema no debe abordarse desde la perspectiva de las técnicas de negociación: propuesta, contrapropuesta, calendario, medidas progresivas, escenario electoral, parálisis de la justicia, impacto mediático, talante de los llamados a negociar, etc. El problema es lisa y llanamente de Justicia.

    No hace falta ser un licenciado en Derecho, ni ministro, ni sacerdote para saber que si 9000 personas realizan el mismo trabajo que otras 40.000, en un ámbito funcional absolutamente idéntico (la justicia es el único reducto del Estado donde el procedimiento de la oficina judicial es idéntico en Castellon que en Málaga o Compostela) no es tolerable para la razón y la justicia, que unos cobren 300 euros mensuales más que otros. Podría decirse que realizan distinto trabajo o que tienen distinto horario o que tienes otras compensaciones. Pero no, realizan el mismo trabajo, lo que sucede es que el Estado, al igual que una cerda recién parida opta en ocasiones por alimentar exclusivamente a varios retoños y sacrifica a los pequeños negándoles la ubre. Por eso, cuando se abrió el melón de las transferencias, parece haberse decidido que los servicios de justicia retendidos en manos estatales, debían quedar en una especie de servicios a “extinguir”, y esto explica pero no justifica, la congelación retributiva y consiguiente agravio.

    6. En fin, ha de confiarse en la pronta solución de este problema que, como toda guerra de intereses, provoca bajas en la población civil (ciudadanos a las puertas de la justicia o registros civiles que ven como sus pleitos se dilatan y aplazan sin esperanza). Ojalá Sevach se equivoque y no deba efectuarse tras las elecciones una crónica de este preocupante episodio, como la que ofreció el historiador Polibio de las medidas de Roma para someter al pueblo numantino, islote de la Hispania romana del año 134, y que literalmente decía: “Encerrando así a los enemigos, no juzgaba que pudiesen resistir por mucho tiempo, sin obtener alimentos, ni armas ni refuerzos (…). Convenida la rendición, a Numancia, exigua y poco poblada, la destruyó sin ninguna orden de Roma, sea porque creyese que así convenía a la República, sea para descargar su cólera sobre los cautivos, sea, como algunos creen, par procurarse una gloria excelsa infligiendo un castigo severo”.

0 thoughts on “La travesía del desierto de los funcionarios de la Administración de Justicia en huelga

  1. Miguel dice:

    Soy funcionario de Justicia que presta sus servicios en una comunidad autónoma con traspasos en la materia. Lo soy desde hace siete años. Empecé a trabajar a los quince años, compaginando trabajo y estudios. En esta vida he tenido una vida laboral muy polifacética: camarero, recepcionista, gestor de derechos de autor, comercial…; con el paso de tiempo obtuve una licenciatura y llegué a impartir un seminario en la universidad y publicar artículos de investigación. Sé qué es trabajar en la empresa privada y en la pública. Y mi experiencia personal me permite constatar que existe una enorme diferencia entre las características y el funcionamiento entre una y otra. En la empresa privada se desconocen los términos “días de asuntos propios” ” ausencia por deberes inexcusables”, “licencia por estudios”… Asimismo, entrar a las 9, 9,30 e incluso las 10 y salir a las 14 ó 14,30 y hasta el día siguiente son privilegios que se miran con sana y también con insana envidias. Si a esto le añadimos el bocadillo, el “hoy no voy porque no me encuentro bien” o “porque tengo que llevar el niño al médico”, el panorama resultante es la opinión que se tiene de la Justicia por parte de los ciudadanos en las encuestas del CIS.

    Es evidente que no puedo ni debo generalizar porque sería una actitud injusta por mi parte hacia muchos compañeros, pero mi experiencia en los siete años me permite opinar con conocimiento de causa y poder discernir entre la actitud del comportamiento del empleado público y el del trabajador de la empresa privada.

    La huelga ni me parece bien ni me parece mal, pero hago saber a los compañeros del territorio Ministerio que entre las comunidades que tenemos traspasadas las competencias también existen enormes diferencias. Los del País Valenciano y Galicia tienen unas retribuciones sensiblemente inferiores a las de Euskadi, Navarra o Cataluña. ¿Deberían hacer huelga gallegos y valencianos por considerarse discriminados? Adelante, si los consideran oportuno.

    No es que me satisfaga el refrán de “mal de muchos, consuelo de tontos”, pero creo que el funcionario en general posee unos privilegios que no poseen los trabajadores de empresas privadas; es un aspecto que se ha de tener en cuenta. Creo que la administración en general (no sólo la de justicia) necesita una transformación estructural, que elimine actitudes y comportamientos que son impensables en la empresa privada. Una gestión privada (lo que no es sinónimo de eliminar derechos adquiridos ni de conseguir mejoras) que premie al que más trabajo desarrolla, que valore una productividad real y no figurada, que recompense a una persona que atienda al público hasta en cuatro idiomas…son factores que se deberían tener en cuenta. Mientras se sigan igualando derechos de interinos y titulares (¿de qué vale el esfuerzo de una persona que ha sacado una plaza cuándo comprueba que otra por el hecho de estar en una bolsa gana lo mismo que él?), mientras cientos de expedientes se sigan acumulando en lasa estanterías (¿cuántos funcionarios estarían dispuestos a trabajar por las tardes siendo, por supuesto, remunerados?), mientras etc. etc. etc siga funcionando como lo ha hecho hasta ahora, la Justicia seguirá siendo un lastre para el propio sistema democrático. Y lo peor de todo, es que detrás de un expediente hay personas, ciudadanos que ven retrasados sus pleitos por la lentitud, la desidia, el abandono…

    Me gustaría que las huelgas se hicieran , aparte de para lograr mejoras económicas, para solicitar que los estantes estuvieran vacíos de papel atrasado (cuando hay inspecciones, las manos y el esfuerzo se multiplican: ¡sintomático!), para pedir que al justiciable se le atendiera con una sonrisa, un por favor y un gracias, para exigir personal debidamente cualificado (una oposición sin formación continua es estancamiento perpetuo), para requerir…

    Todos tenemos nuestra parte de culpa. todos somos responsables. Si realizáramos un viaje sincero hacia nosotros mismos, todo funcionaría un poquito mejor.

    Me gusta

    1. Pit dice:

      Lo dices porque en le privada has estado en puestos de pringado, pero hay tambien puestos muy, pero que muy buenos.

      Tal vez no te des cuenta que mucho de lo que dices son privilegios de los funcionarios son cosas que deberían ser normales tambien en la privada. El que la falta de derechos (o de aplicacion de los derechos) en la privada sea lo habitual no debe hacernos que lo consideremos como normal.
      ¿no será que los funcionarios tienen unas garantias que deberian ser comunes para todos? Porque no es que ya exista el despido libre, que existe, sino el despido arbitrario, pues a cualquiera se le puede despedir incluso sin causa.
      Y si algo nos repugna a los amantes del derecho es la arbitrariedad.

      Me gusta

  2. un "ni mileurista" dice:

    muy bien dicho Miguel

    Me gusta

  3. un currante dice:

    Miguel, ¡¡¡chapeau!!!. Suscribo tu comentario íntegramente.

    Me gusta

  4. J. LUIS dice:

    En el día de hoy he tenido la desgraciada oportunidad de escuchar los desafortunados comentarios del Sr. (Sr.???) Ministro de Justicia en un mitin… Y comparto el comentario al respecto de mi compañera “Desde Palma con amor”…
    Efectivamente, no es entendible, comprensible y asumible que este “individuo” se atreva ni siquiera a insinuar lo que tan claramente ha afirmado en público.
    Pues el Profesor de la clase acusa a sus alumnos de no aprobar un examen de una materia que no ha impartido. Tengo ante mi el “Preacuerdo” que el Ministerio remitió hace apenas 15 días a los Sindicatos, dicho documento fué tomado muy en serio pues era la primera propuesta seria desde el inicio de las movilizaciones. El borrador (que más bien parece un contrato, pues se estructura en una exposición, cláusulas, extensión de efectos y vigencia) debió ratificarse en la siguiente reunión entre Ministerio y Sindicatos, y no se hizo porque desde el Ministerio se nos informó que existía otra propuesta mejorada que estaba en manos del Ministerio de Hacienda para su aprobación. Lo bueno es que a día de hoy desconocemos el contenido de esta nueva propuesta.
    Hasta cuando vamos a seguir con este jueguecito?? El Sr. Ministro hace gala del dicho que “Donde antes dije digo, ahora digo diego”
    En la cláusula de “Extensión de efectos” del preacuerdo, el primer párrafo señala que “…Reconociendo las organizaciones sindicales el importante esfuerzo realizado por el Ministerio en relación a la asunción de los compromisos retributivos pactados y los efectos generados por el mismo deben propiciar un período de estabilidad y paz social.”
    “Con este fin, las organizaciones sindicales asumen el compromiso de no solicitar antes del mes de diciembre de 2010 ningún otro incremento retributivo, sin perjuicio de los incrementos generales que se establezcan en las leyes de los presupuestos anuales.”
    SIN COMENTARIOS…
    Por otro lado el pusilánime y prepotente Sr. Ministro en su mitín, insiste en que “los funcionarios nos beneficiaremos de las subidas salariales porque prestaremos un mejor servicio al público, porque aprenderemos a utilizar las nuevas herramientas telemáticas y consecuentemente tenemos que aprender e insiste nuevamente en que tenemos que aprender y eso va incluido en el coste y tenemos que aceptar la configuración de la nueva oficina judicial en la que trabajaremos más y se nos pagará siempre que prestemos mejor servicio y también tenemos que aprender a cumplir los horarios y hacer menos absentismo laboral. Y con estas condiciones, cuando cumplamos estas condiciones y a partir de ahi, por supuesto que no nos darán todo lo que pedimos, pues pedimos demasiado, pero si nos darán una compensación por el mejor servicio que vamos a prestar…”

    BRAVO SR. MINISTRO!!!
    YO QUIERO APRENDER DE USTED!! QUIERO FICHAR, QUIERO QUE ME CONTROLEN, CLARO QUE SI, QUIERO PARTICIPAR EN LOS CURSOS DE FORMACIÓN Y…..QUIERO SR. MINISTRO!! QUE DE UNA PUÑETERA VEZ PONGA USTED A NUESTRA DISPOSICIÓN TODAS ESAS HERRAMIENTAS QUE DICEN NOS VAN A FACILITAR DESDE HACE….CUÁNTO TIEMPO? DESDE QUE SE FIRMÓ EL PACTO DE ESTADO PARA LA JUSTICIA Y SE CREÓ EL LIBRO BLANCO DE LA JUSTICIA……..CUÁNTOS AÑOS HACE YA DE ESTO SR. MINISTRO??
    CUÁNTOS AÑOS HACE QUE INSTALARON EN LOS EDIFICIOS JUDICIALES DE PALMA DE MALLORCA LOS RELOJES PARA EL CONTROL HORARIO? HACE YA 4 O 5 AÑOS!! Y SIGUEN AHI MUERTOS DE RISA!!!! CUÁNTO TIEMPO HACE QUE DEBERÍA HABER ENTRADO EN FUNCIONAMIENTO LA NUEVA OFICINA JUDICIAL? PUES YA LLEVA CASI AÑO Y MEDIO DE RETRASO!! Y RESULTA QUE UNA VEZ CONCLUIDAS LAS OBRAS DE REFORMA DE LOS EDIFICIOS JUDICIALES EN PALMA, AHORA RESULTA QUE NO SABEN COMO DOTARNOS DE LOS MEDIOS ADECUADOS PARA LA CORRECTA APLICACIÓN DE LA REFORMA DE LA OFICINA JUDICIAL…….BRAVO SR. MINISTRO!!!
    VAYA VAYA VAYA……..BERMEJO!! LE RECUERDO LAS PALABRAS DE SU PRESI EN EL ÚLTIMO CARA A CARA CON RAJOY, QUIÉN DIJO QUE SU COMPROMISO PARA LA PRÓXIMA LEGISLATURA ERA EL DE LA EQUIPARACIÓN SALARIAL, ES DECIR, MISMO TRABAJO MISMO SUELDO.

    SON USTEDES UNOS MENTIROSOS, MANIPULAN A LA OPINIÓN PÚBLICA A SU CONVENIENCIA. DAN UN DISCURSO DISTINTO SEGÚN EL ESCENARIO EN EL QUE SE ENCUENTRAN Y……LO PEOR, ES QUE LO HACEN SIN TEMOR A PONERSE EN EVIDENCIA A USTEDES MISMOS Y CAEN IRREMEDIABLAMENTE EN EL POZO DE LA HIPOCRESÍA Y LA CONTRADICCIÓN.
    ASÍ SE CARACTERIZA SU POLÍTICA EN LA NEGOCIACIÓN CON LOS SINDICATOS Y POR EXTENSIÓN EN TODAS LAS NEGOCIACIONES QUE HAN LLEVADO A CABO, PARA MUESTRA UN BOTÓN……ESTATUTO CATALÁN, ETA, VIVIENDA……
    ME ABURREN SUS PALABRAS Y ME ABURRE HASTA EL ABURRIMIENTO.

    Me gusta

  5. Isabel dice:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo.
    De todos modos, serenémonos, sentémonos, y veremos pasar los cadáveres de nuestros enemigos, que yo ya estoy empezando a ver pasar.

    Me gusta

    1. Pit dice:

      Cuidado, no vaya a ser que tus enemigos vean pasar los cadáveres de sus enemigos. ;-)

      Me gusta

  6. J. LUIS dice:

    Sasto Isabel, yo también estoy empezando a ver ataúdes, de momento, vacíos. Sólo de momento…

    Me gusta

  7. Rocio de León dice:

    Soy tramitadora, y despues de un mes y medio de huelga estoy avergonzada de las soluciones que nos da un Ministro del Partido Socialista, no tiene ningún reparo a la hora de complacer a los altos cargos, incluso, antes de que se quejen y no hace más que poner trabas a los que dependemos de un pequeño sueldo que además de poner la cara hacemos la mayoría del ltrabjo que se realiza en los Juzgados y si no que vea este Ministro la cantidad de resoluciones que salen ahora mismo de los Juzgados cuyos funcionarios están de huelga, deberia reflexionar esto un poco o pasarse a otro partido ya que este no le corresponde.

    Me gusta

  8. otro trabajador dice:

    Amigo “un currante”.
    Le agradezco sinceramente las muestras de apoyo que nos hace en su comentario del día 4. Siento no haber tenido la satisfacción de haberlo leido con anterioridad, pero es que claro, al estar de huelga, no dispongo del tiempo necesario para poder seguir en profundidad este debate desde la ociosidad de mi puesto de trabajo. Le exhorto encarecidamente a que continue Vd. siendo “un currante” de la empresa privada, que al estar en esa tan buena situación que describe hará que como cliente me siga antendiendo de la forma tan maravillosa como hasta ahora lo ha hecho cada vez que se me ha estropeado el coche, he ido a hacer alguna devolución de un producto que no cumple con mis espectativas, le he llamado para que viniera a casa a hacer alguna reparación, etc. Y por cierto, invierta parte de ese monumental sueldo que Vd. parece cobrar, capaz de sufragar el injustificado sueldo con el que los vagos funcionarios le gravamos mensualmente, en alguna obra de caridad, que el mundo esta muy necesitado.
    Le agradezco que hasta ahora haya tenido Vd. tolerancia cien con todos nosostros que sistemáticamente le hemos tomado el pelo cada vez que ha acudido a alguna administración, y comprendo que tanto hemos abusado de Vd. que ya se haya hartado y perdido la tolerancia. Me congratulo en comprobar que, por la hora en la que hace su comentario, disfruta Vd. de una jornada laboral solo de mañana. O, mejor aun, está Vd. de vacaciones. No quiero ni pensar que sea producto de alguna baja laboral, en cuyo caso le deseo una pronta recuperación. Por otro lado también cabe la posibilidad de que la bondad de su jefe le permita el uso personal de los medios informáticos que pone a su disposición. O, puede ser, que aproveche su hora de comida para tener la atención de preocuparse por nuestros problemilla, en cuyo caso le aconsejo que a partir de ahora repose después de comer, porque debe ser muy duro tener que continuar trabajando por la tarde. Si no es nada de lo anterior, hay picaruelo, puedes ser un “autónomo” con disfraz de “currante”?.
    En cualquier caso le reitero mi más profundo agradecimiento por su apoyo, y me despido de Vd. más afectísimo, si cabe.

    Me gusta

  9. un currante dice:

    Amigo “otro trabajador”.
    Discúlpeme si no he podido contestar a su post con anterioridad, pero es que entre uno de mis innumerables privilegios está el horario de trabajo a turnos, mano de santo para la salud, aunque quizá no pueda darse cuenta de lo que ello supone porque creo no es una de las enormes ventajas de la que ustedes disfrutan, pero, en fín…..Por cierto, mi trabajo no requiere el manejo de ordenador, y estos mensajes tengo que mandarlos desde el de mi sobrino. Quizá piensa el ladrón….
    Mire usted, hay una cosa que no logro comprender. Un puesto tan poco deseado, tan mal valorado, donde tanto se maltrata al pobre funcionario ¿Cómo es que las convocatorias que se celebran anualmente están abarrotadas de gente que aspira a ser funcionario? ¿Cómo es posible?
    Por cierto, a través de mis impuestos ya hago obras de caridad. Y vuelvo a recordarles que su sueldo sale de esos impuestos. Y no me vengan con el cuento de que ustedes también pagan impuestos (que sé lo hacen). Pero ¿Se han parado a pensar de dónde cobrarían tantos funcionarios si no hubiese productores privados? Porque, claro, si todos fuesemos funcionarios ¿De donde sacaría dinero el Estado para abonar tanta nómina?
    Lamento profundamente los percances que le hayan podido ocasionar cuando usted ha requerido algún servicio y no le ha sido prestado correctamente. Pero si usted es un ciudadano consciente de sus derechos, supongo habrá actuado de dos posibles maneras: si el servicio está en garantía está cubierto por la misma; en caso contrario, puede usted ejercer la correspondiente reclamación que (y se lo aseguro por la experiencia de un amigo muy cercano) en caso de demostrarse hay culpa o negligencia del trabajador en cuestión, éste puede acabar con una sanción muy grave e incluso con el despido. Y siempre le queda la opción de no volver a contratar con el profesional o empresa en cuestión. Mas ¿Qué pasa cuando uno de ustedes comete un error? Disculpe, me he equivocado, porque si algo he comprendido es que la culpa es de la Administración, del ministro o del juez, nunca del funcionario, quien siempre es inocente cual ovejita. Además, gracias a Dios sólo he acudido una vez al juzgado pero, en el hipotético caso de que yo estuviera descontento con el servicio o con la atención prestada ¿Estoy en libertad de no volver jamás y de optar por otro, libertad que usted como consumidor posee? ¿Podría yo obtener la satisfacción de ver, en caso de que un funcionario comete un error, ver a esa persona expedientada como yo he visto a compañeros míos por absolutas nimiedades?
    Con todo el respeto del mundo le digo lo mismo que a mis familiares que están en la función pública: no es que tengan mala imagen entre la gente, símplemente ocurre que estos les han visto como son realmente, ni más ni menos.
    Suyo afectísimo.

    Me gusta

  10. Desde Palma dice:

    Si hoy no se llega a un acuerdo para desconvocar la huelga…….¿no será que al Ministro le va la marcha?,,,,,,,,,,,.
    ZP ¿por qué no cambias al Ministro?. Bermejo no ha hecho ni una bien y ahí continúa. Así va este país con este gobierno. Compañeros, si no nos dan lo que pedimos de justicia, a continuar en huelga………Animo.

    Me gusta

  11. Otro Gabriel dice:

    Para “un currante” y todos aquellos que piensan como él.

    Quisiera recordarle que de sus impuestos (y los míos) solamente una pequeña parte es para pagar los sueldos de los funcionarios; pues también están destinados a pagar las obras civiles, el coste médico, las pensiones, el paro, las subvenciones (que por cierto, cobra la empresa privada y autónomos, no los funcionarios), el sueldo de los políticos (cada vez más)…

    A cambio de esa pequeña parte de sus impuestos (y los mios):

    Usted, cuando está enfermo, pide cita para el médico, y un funcionario le da fecha, otro funcionario le diagnostica, y si es necesario su ingreso, muchos funcionarios cuidan de usted.

    Si se queda en el paro o se jubila, otro funcionario le recibe la documentación, gestiona su solicitud, y ordena que se le pague (No es el gobierno ni el ministro, es un funcionario quien le paga).

    Y ese dinero para pagarle a usted no está ahí porque otro ciudadano lo haya puesto a su disposición. Está ahí porque otro funcionario de hacienda se ha encargado de cobrar impuestos, gestionando los impuestos.

    Sus hijos son educados por otros funcionarios.

    Las subvenciones se cobran porque otros funcionarios las tramitan y autorizan su pago.

    Si tiene un problema con su empleador o con un incumplimiento contractual, o sufre una agresión física, acude al Juzgado, donde otros funcionarios tramitan su asunto para que otro funcionario Juez resuelva sobre ello (lo cual no quiere decir que le den la razón, aunque la tenga).

    Podría seguir toda la tarde… Pero no me diga que todos esos funcionarios hacen mal su trabajo. El gobierno de turno dirige el país, pero son los funcionarios los que hacen que funcione y que las cosas se hagan (tarde, pero se hacen). Si este pais funciona, es por los funcionarios.

    ¿Le parece poco todo lo que recibe a cambio de esa pequeña parte de “nuestros” impuestos?

    Lo que no se puede hacer es entrar en un garito de mala muerte, pretender que te traten como a un rey y pagar una miseria.

    Reconozco que hay funcionarios malos, pero la inmensa mayoría son infinitamente mejores de lo que algunos administrados se merecen.

    Un saludo.

    Me gusta

  12. otro trabajador dice:

    Amigo “un currante”:
    Siento en el alma haber olvidado, entre las causas descritas, la que le hacía comentar a esas horas. Es lógico que teniendo que pagarnos el sueldo no disponga Ud. de ordenador propio y deba usar el de su sobrino, aunque si es hijo de alguno de sus familiares de la función pública, es prácticamente suyo, ya que se lo habrá comprado su padre con el sueldo que Ud. le paga. No voy a reproducir lo comentado por “otro Gabriel” porque creo que se entiende sufientemente. Supongo que todos viviriamos mejor siendo trabajadores de la empresa pública (o desempleados) y no tuviesemos que pagar ni una sola nómina de la función pública porque no existiese funcionarios. Es lamentable el último párrafo de su comentario, y esto ya dicho sin ninguna ironia, en el que se permite el lujo de generalizar sobre un colectivo, que en su inmensa mayoría, está formado por verdaderos currantes (que se ganan tan honradamente la vida como Vd.) que para poder ofrecer el mejor servicio, suplen, en la mayoría de las ocasiones, las deficiencias de la Administración con un sobre esfuerzo no pagado, y como es de ver en su comentario, nunca valorado. Le puedo garantizar que es muy desagradable constatar día a día, después de 24 años como trabajador de una Administración Pública, que los funcionarios nunca vamos a tener la “presunción de responsabilidad” hagamos lo que hagamos. Que en este colectivo hay malos trabajadores, es cierto. Pero dígame un solo colectivo en el que eso no ocurra. Siento mucho que las justas reivindicaciones de unos trabajadores responsables, que han tratado de evitar por todos los medios a su alcance estas movilizaciones, sabedores del perjuicio que podrían causar, solo provoquen en Vd. los anteriores comentarios.
    Cambio y corto.

    Me gusta

  13. un currante dice:

    Para “otro trabajador” y “otroGabriel”.
    Deseo sinceramente (y en todo este post prescindo de toda ironía) pedir disculpas por el último párrafo de mi anterior post, pues creo sinceramente que me he excedido y por ello extiendo no sólo mis disculpas a ustedes sino a todo el colectivo funcionarial si mis comentarios pudieran haberles ofendido. Sinceramente, y de todo corazón, presento excusas. De ninguna manera pretendo decir que los funcionarios sean unos vagos y unos absentistas, aunque existe una minoría que lastra o empaña la imagen del resto (ejemplo, la mujer de Bermejo), aunque quizá ustedes tienen parte de culpa por no denunciar la situación de quienes empañan su imagen.
    A pesar de lo anteriormente expuesto, en lo que no pienso retractarme, porque, sinceramente, no me han convencido, es que no tengan un status privilegiado respecto a los demás trabajadores. Y en este sentido he ofrecido varios ejemplos en mi anterior post (y que, por cierto, “otro gabriel” en una intervención anterior no ha tenido empacho en reconocer al indicar que, proviniendo del sector privado, actualmente está en una situación mejor) y los resumo:
    1) estabilidad en el empleo. Cierto que han pasado una oposición, pero les recuerdo que también en el sector privado existen procesos selectivos, y en alguna que otra ocasión, hasta entrevistas de trabajo que rozan lo delictivo con preguntas absolutamente irreproducibles.
    2) irresponsabilidad absoluta (entendiendo por tal no que los funcionarios sean unos irresponsables, sino que no se les exige responsabilidad alguna). Respondanme, por favor ¿Cuántos expedientes disciplinarios por sanciones se han abierto contra funcionarios en los últimos treinta años? Y de ellos ¿Cuántos acabaron con imposición de sanciones? ¿Cuándo responde el funcionario por su error?. Un ejemplo reciente: la prensa está cargando las tintas contra un juez de Sevilla por el asunto de Mari Luz, mientras que el juez echa la culpa al funcionario que tramitaba el asunto. ¿Nos jugamos a que el funcionario en cuestión se va de rositas endosándole la culpa a un tercero (no sé si al juez, al juzgado, al ministro, al fiscal o a la sociedad)?
    3) tienen una jornada de trabajo privilegiada, sin turnos, sin agobios, sin presión del jefe que le acosa a todas horas para que cumpla su trabajo. Cierto que su sueldo puede ser escuálido, pero ¿Qué sueldo no lo es hoy en día? También los diputados y senadores se quejan de que su sueldo es misérrimo.
    4) Dicen que sus reivindicaciones son justas, porque únicamente pretenden que igual trabajo, igual salario. Bien, les doy la razón. Pero ¿Creen que eso no pasa en el sector privado? Pues ocurre, y con más frecuencia de lo que creen. Lo que pasa es que si todos los trabajadores acuden a la huelga, al reincorporarse corren el riesgo de que el empresario muy sutilmente tome represalias (acosos, expedientes sancionadores, e incluso despidos), riesgo éste que creo en el colectivo funcionarial no es posible ni siquiera en teoría, no digamos ya en la práctica. Por cierto, si a mí se me ocurre decir que reclamo doscientos euros porque el que trabaja en otro lugar de España gana más que yo haciendo lo mismo, le puedo asegurar que la respuesta que me darían sería textualmente: “pues vete a trabajar allí”.
    5) He visto con sorpresa en el periódico que ustedes hacen una especie de desayuno o pinchoteo en las dependencias judiciales para recaudar fondos para los funcinonarios a quienes la huelga afecta más. El fín, loable, los medios, reprochables, porque utilizan dependencias públicas para fines ajenos. Creo que ni en la imaginación más portentosa cabe imaginar una situación equivalente en el sector privado.

    En resumen: pido humildemente perdón si de mi anterior post han podido sentirse ofendidos o han podido concluir que pienso que los funcionarios son unos vagos o absentistas. Pero, por las razones expuestas, lo que continúo pensando y no me han dado motivos para rectificar, es que están en una situación laboral privilegiada respecto a otros trabajadores. Y en esto último sí que me ratifico íntegramente.

    Me gusta

  14. un "ni mileurista" dice:

    Un currante:

    eres el mejor, mi Dios. Alabadas sean tus palabras.

    Me gusta

  15. Otro Gabriel dice:

    Por alusiones:

    Le agradezco la rectificación, pero, respetando su opinión, quiero matizar algunas cosas.

    En cuanto a denunciar a quienes empañan nuestra imagen. Es cierto que hacemos muchas funciones que no nos corresponden; pero el denunciar a un compañero, por vago que sea, no estoy dispuesto a hacerlo. La función de incoar expedientes disciplinarios no nos corresponde a nosotros.

    En cuanto a mi post anterior en el que reconocía haber mejorado, tambien es cierto, creo que he mejorado en algunos aspectos, como la estabilidad a la que hace referencia en su punto primero y la flexibiliad horaria (que no absentismo); pero tambien dije que antes ganaba bastante más dinero que ahora. Además, si necesitaba más dinero, tenía la opción de hacer horas extras (pagado en negro, libre de impuestos), por lo que podía llegar a doblar el sueldo (ahora no puedo). De vez en cuando me quedaba en el paro, y cobraba sin trabajar (esa opción la he perdido mientras sea funcionario). De no haber aprobado la oposición en el último intento, había pensado dejarlo, y lo tenía todo preparado para establecerme como autónomo, para lo cual el gobierno me había concedido una subvención de dos millones y medio de pesetas (ahora no tengo opición a ninguna subvención, pues mi estatuto me obliga a la dedicación exclusiva a la función pública).

    Como ves, mejoras en unos aspectos, pero pierdes en otros… es cuestión de preferencias… y de ganarselo.

    Pero es que, aunque fuesemos un colectivo privilegiado (que no es cierto) ¿Quiere eso decir que no tengo derecho a que me traten como al resto de compañeros del mismo cuerpo? (son cuerpos nacionales, la justicia es competencia absoluta del Estado, lo único que se ha transferido es la gestión de los médios económicos y de personal, pero todos seguimos perteneciendo al Ministerio de Justicia, y el dinero para pagarles, sigue saliendo del Estado, no de la Comunidad Autónoma).

    La irrresponsabilidad absoluta tampoco es cierto, recientemente se nos ha impuesto un régimen disciplinario más restrictivo incluso que el que tienen Jueces y Magistrados. Y en cuanto al caso de sevilla, si hay alguien que desde luego no es culpable es la funcionaria, primero porque estaba de baja, y segundo, porque la funcionaria no tiene competencia para ingresar en prisión o dejar libre a nadie. Esas resoluciones las dicta el Juez y controla su cumplimiento el Secretario.

    En cuanto al horario, ya dije antes que era flexible, con lo bueno y lo malo. Porque sí, también tiene su parte mala, cuando estas de guardia, o en un juicio, y llega la hora de salir pero no puedes hasta que no se acabe con el detenido o finalice la vista, y te pueden dar las seis de la tarde y aún no has ido a comer (por supuesto esas horas extras no te las paga nadie) Si estas de guardia y te toca trabajar sábado y domingo, empalmas una semana con otra, y trabjas 12 días seguidos sin descanso.

    En cuanto al punto cuarto, en una empresa privada se pueden pedir subidas de sueldo incluso a nivel individual. El trabajador que sea más rentable a la empresa cobrará más que el que desarrolle menos trabajo, y si eres realmente bueno, sabes hasta donde puedes pedir, o te irás a otra empresa donde te paguen lo que pides, y eso el empresario también lo sabe. (nosotros esa opción tampoco la tenemos salvo que abandones la función pública).

    Y en cuanto a la huelga en el sector privado, hagan una huelga en una empresa relativamente grande, similar a nuestro colectivo (de 4000 ó 5000 trabajadores, si son media docena es muy fácil sustituirles), y que tenga un 90-95% de seguimiento… verás como se consiguen cosas, y la empresa no se planteará despedir a los 5000.

    En cuanto al punto 5: ¿un fontanero no hace las chapuzas de su casa con las herramientas de la empresa?, ¿un mecánico no arregla su coche en el taller en el que trabaja? ¿Un gestor no hace su declaración de la renta en la gestoría en que trabaja? Mi imaginación no es portentosa, y sin embargo todavía se me ocurren un montón de casos mas.

    Para conocer el trabajo real de otra persona, y saber si es un privilegiado, hay que haber desempeñado ese trabajo, y no solo en un destino (porque no son todos iguales). Decir eso es como si yo dijese (que tampoco digo) que los privilegiados son los camareros, que se pasan los días en el bar tomando copas.

    Siento que la contestación sea tan larga, pero quería contestar brevemente a cada uno de sus puntos.
    a la presión del Jefe, le diré que hay de todo y en todos los sitios cuecen habas…

    Me gusta

  16. un "ni mileurista" dice:

    Estimado Otro Gabriel:

    Es verdad, que pena, no podemos cobrar del paro…que triste, voy a pensar en dejar el empleo publico y pasarme a la privada, a ver si me echan y puedo gozar del codiciado desempleo.

    Otra opcion es ponerme de autonomo, el currante mejor tratado del pais y con mas privilegios, como la no cobertura por la ss de las bajas……¡¡¡y encima les subvencionan¡¡¡ ¿por que sera?

    Dices que “Si estas de guardia y te toca trabajar sábado y domingo, empalmas una semana con otra, y trabjas 12 días seguidos sin descanso…” no se porque la gente se pega por hacerlas , sera que son masocas…

    tu lo que deseas es currar en la privada

    “Para conocer el trabajo real de otra persona, y saber si es un privilegiado, hay que haber desempeñado ese trabajo” si la gente que curra en la privada desempeñara nuestro trabajo solamente una semana, se nos iba a caer el pelo y la cara de verguenza…casi mejor hazte unos dias en la privada tu, que tanto sufres, y luego a ver si te parece tan malo este “trabajo” que disfrutamos.

    Me gusta

  17. Otro Gabriel dice:

    Estimado “ni mileurista”:

    Si leyese el post entero, vería que en el post de 4 de marzo 7:29 pm comentaba mi esperiencia personal, y como verá mi esperiencia en la empresa privada no es precisamente corta.

    Me gusta

  18. un currante dice:

    Estimado “otro Gabriel”. Agradezco sinceramente que hayas aceptado mis más sinceras disculpas por uno de mis comentarios y por tus intervenciones, que siempre han sido educadas y correctísimas. Pero, en referencia a mi opinión de que los funcionarios son un cuerpo privilegiado, tu último post no hace más que reafirmar mi pensamiento. Y me explico:
    1) Como has sido cocinero antes que fraile, y conoces el mundo de la empresa privada, tú mismo reconoces que en la misma tenías la posibilidad de doblar el sueldo (aspecto que no pongo en duda, aunque en mi caso no lo he logrado del todo casi nunca) haciendo horas extras, y reconoces asímismo que los horarios y jornadas son más flexibles en la función pública que en la privada. Aceptando tu argumento, si alguien pasa de la empresa privada a la pública perdiendo dinero es por algo. ¿Qué es ese algo? El privilegio de un puesto estable y de una jornada sin agobios, sin presiones y sin amenazas del jefe (no creo que un funcionario se encuentre muy “amenazado” en el estilo en que el trabajador privado está). Y no es cierto que un funcionario no cobre el paro (pues creo que cotizará a la Seguridad Social como cualquier otro trabajador), sino que la imposibilidad a la que te refieres de cobrar el desempleo se deriva de tu calidad de trabajador fijo. Si por cualquier circunstancia te vieras privado de tu condición de funcionario, cobrarías el paro como cualquier otro.
    2) Respecto a estar de guardia, ignoro sinceramente qué tipo de guardia tenéis. Pero si, como dices en un post anterior, tienes un familiar médico, me gustaría que comentases sinceramente qué le parecen a el tus guardias y a tí las suyas, y que comparáseis lo que se os abona a cada uno por la guardia.
    3) Respecto al régimen sancionador, con todos los respetos no te creo. No dudo que sobre el papel tengáis un régimen sancionador inflexible (como también lo tienen los trabajadores del común), pero no me has contestado a la pregunta que hacía en mi anterior post. ¿Cuántos expedientes sancionadores se han abierto contra funcionarios en los últimos treinta años? Y de los abiertos ¿Cuántos terminaron en archivo y cuantos en sanción efectiva?
    4) Efectivamente, en la empresa privada el trabajador puede “solicitar” un aumento de sueldo individualmente, para encontrarse con una negativa instantánea. Y claro que puede marcharse a otra empresa si le paga más, cosa que en la teoría es posible, pero en la práctica debe darse con tanta frecuencia como las sanciones a colectivos funcionariales. Por cierto, ¿Es que siendo un colectivo nacional, como dices en tu post, no podéis solicitar el traslado a otra comunidad autónoma de esas donde se paga mejor?
    5) Admito tus ejemplos, de la misma manera que apuesto mis dos manos y mi cabeza que hay funcionarios que utilizan el ordenador, la impresora y la fotocopiadora del juzgado para usos propios ajenos al trabajo. Mi argumentación era otra, y o no me he explicado bien o no me has entendido. ¿En qué cabeza cabe que un colectivo de una empresa privada que se encuentre en huelga ocupe, por ejemplo, un edificio administrativo para organizar un desayuno con el fín de recaudar fondos para los trabajadores más necesitados? Y quien dice un edificio administrativo dice cualquier espacio público (incluyo la calle; ojo, no hablo de manifestaciones pacíficas, hablo de ocupación para desayunar, comer o picotear). No digamos ya en las instalaciones de la empresa, de donde pueden ser desalojados al instante.

    A todo lo anterior debemos añadir que ustedes desempeñan un cargo público porque prestan un servicio público, y que, por afectar a terceras personas, conlleva sus privilegios “en menos”. No puede pretenderse estar en la empresa pública con los “beneficios” de la privada pero con ninguno de sus inconvenientes.

    Hay una afirmación que usted realiza que no entiendo y le rogaría humildemente me aclarara. Dice que son un colectivo nacional. Si efectivamente lo son ése incremento realizado a los funcionarios de otras comunidades ¿Lo abona el Estado o las Comunidades Autónomas con la competencia transferida? Si es el primer caso, bueno, podría (no digo que lo haga, pero podría) entender su reclamación. Pero si el abono procede de un gobierno autonómico, lo que haga éste en principio no vincula al Estado (serían patronos diferentes). Porque, supongo yo que los policías locales de los distintos municipios españoles (o los Secretarios Muncicipales) no cobrarán lo mismo en todos ellos aunque realicen las mismas funciones.

    Me gusta

  19. Otro Gabriel dice:

    El artículo 149 de la Constitución Española establece cuales son las competencias exclusivas del Estado, y en su punto 4º concreta la Administración de Justicia (por lo que es intransferible, al igual que defensa, relaciones internacionales, sistema monetario…).

    El libro VI de la Ley Orgánica del Poder Judicial regula el funcionamiento del personal al servicio de la adminitración de justicia. Concretamente establece:

    Artículo 470.2. Los citados Cuerpos de funcionarios al servicio de la Administración de Justicia, tendrán el carácter de Cuerpos Nacionales.

    Artículo 471.

    1. Las competencias respecto de todo el personal al servicio de la Administración de Justicia al que se refiere el artículo anterior, corresponden en los términos establecidos en esta ley, al Ministerio de Justicia o, en su caso, a las comunidades autónomas con competencias asumidas, en todas las materias relativas a su estatuto y régimen jurídico, comprendidas la selección, formación inicial y continuada, provisión de destinos, ascensos, situaciones administrativas, jornada laboral, horario de trabajo y régimen disciplinario.

    El Estado, cuando transfiere las competencias en materia de personal y medios materiales (no los funcionarios, que siguen siendo nacionales, sino la gestión de los medios económicos) negocia con cada Comunidad Autónoma las transferencias de dinero para sostener ese servicio.

    Según el poder político de la Comunidad Autónoma y su habilidad negociadora, unas consiguen más dinero y otras menos.

    Ese dinero que transfiere el Estado, luego lo gestiona la Comunidad Autónoma para pagar sueldos, mantenimiento de edificios, medios materiales…

    ¿Por qué crees sino que aún no nos han trasferido?, porque las CCAA pendientes (Castilla y León, Asturias, Extremadura, Castilla la Mancha…) no están dispuestas a hacerse cargo de esa gestión si el Estado no les da más dinero del que el Gobierno les ofrece.

    Por eso los presidentes de dichas CCAA nos apoyan, incluso aunque sean socialistas (Barrera de Castilla la Mancha y Vara de Extremadura lo han dicho, que no es lógico que tengamos sueldos inferiores al resto de territorios). Realmente, les estamos haciendo un favor, al pedir esos aumentos salariales antes de que nos transfieran, de ese modo se los pedimos al Ministerio. Si esperásemos a ser transferidos, tendríamos que pedirselo a la CCAA, y esta a su vez negociar con el Gobierno la trasferencia de más presupuesto.

    Para conocer mejor el sistema de financiación en cada CCAA, habría que ver concretamente la Ley de Transferencias que cada uno ha aprobado.

    Espero haberte resuelto alguna duda.

    Me gusta

  20. Sevach dice:

    Finalizado el referendum, malos tiempos corren para los funcionarios, el Ministerio y para la justicia. Solo veo la salida que indico en:

    http://www.contencioso.es/?p=659#more-659

    Me gusta

  21. otro trabajador dice:

    A un “nimileurista”:
    Pena me da el que haya tenido la desgracia de ser compañero tuyo, y no te digo nada, si tu trabajo es de cara al público, del pobre ciudadano que caiga en tus manos.

    Me gusta

  22. un "ni mileurista" dice:

    a otro trabajador:

    pues no entiendo porque, te aseguro que la gente a la que trato no tiene queja alguna, siempre trato de ofrecer el mejor servicio, y lo consigo, a juzgar por los comentarios de la gente. Cosa que muchos funcionarios no pueden decir, cuando dejan a la gente esperando mientras van a tomar el cafe…o charlan con su madre por telefono…o estando de servicios minimos ni contestan al publico, alegando que estan de servicios minimos…y tan minimos……alla ellos.

    Me gusta

  23. un "ni mileurista" dice:

    una vez arregada la huelga, se me ocurre pensar si es que en 30 horas de trabajo (2,5 a la semana de maximo) es posible recuperar el retraso que los sindicatos dijeron (hace una semana) que se tardaria año y medio en recuperar…uy, no, que tonto soy, pero si las 2,5 horas semanales son para equilibrar el sueldo, 325 euros mas cada mes, no para recuperar trabajo…

    y quien sera el que controle esas horas? acaso estareis de 8 a 3 desde hoy? porque esta semana el horario sigue siendo el mismo, de 9 a 2 y gracias…

    Me gusta

  24. Pit dice:

    Ejemplo de los beneficios de la empresa privada sobre la pública:
    - Antes, cuando Telefonica era del Estado, para contratar una linea telefónica hacia falta un año.
    - Ahora, que Telefonica es privada, te dan de alta sin que lo pidas y te cuesta un año que te den de baja. Todo ese tiempo cobrandote, claro.

    Pues como que no veo la ganancia. Bueno, la de Telefonica y las otras operadas si que la veo.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.294 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: